noviembre 28, 2023
Gobierno

Cambiarán límites de velocidad y alcoholemia: esto debes saber de la nueva Ley de Movilidad

La ley General de Movilidad y Seguridad Vial (LGMSV) establece nuevos límites de velocidad y alcoholemia, por lo que, con la próxima armonización del Reglamento de Tránsito, estos tendrán que disminuir.

Por: Favia Lucero y Abraham Rubio / YoCiudadano

Ciudad Juárez, Chihuahua.— Con la entrada en vigor de la nueva Ley General de Movilidad y Seguridad Vial (LGMSV), el 18 de mayo del año pasado, todas las entidades federativas tienen el mandato de armonizar sus leyes con su contenido. Algunos estados del país, como Jalisco, Nayarit y Querétaro, ya hicieron las reformas correspondientes, a diferencia de Chihuahua, en donde todavía se trabaja en ello. 

El pasado 13 de febrero comenzaron en Ciudad Juárez las mesas de trabajo para la armonización del Reglamento de Tránsito con la Ley General de Movilidad y Seguridad Vial, en donde participaron organizaciones de la sociedad civil, representantes de gobierno, de la academia y ciudadanía en general. 

Durante tres días se escucharon y discutieron las propuestas de la ciudadanía, algunas ya consideradas dentro de la LGMSV y el propio reglamento. Sin embargo, en las mesas de Transporte Privado algunas personas manifestaron su oposición a la disminución de los límites de velocidad y alcoholemia, argumentando que esto podría afectar a las y los juarenses.

La regidora y coordinadora de la Comisión de Movilidad, Karla Escalante Ramírez, informó que los puntos discutidos en dicha mesa fueron registrados y presentados por agentes de la Coordinación General de Seguridad Vial al finalizar la jornada de las mesas de trabajo. 

Fotografía: Abraham Rubio

A pesar de ello, Escalante Ramírez enfatizó que el dictamen para la armonización contemplará lo establecido por la Ley General sin excepción, incluidas la reducción de velocidades y niveles de alcohol permitido en la sangre.

“No podemos ir en contra de la Ley General, eso sí es más que evidente.  Es algo que se ha platicado con Seguridad Vial y ellos están muy conscientes de eso (…) Al final de cuentas no podemos permitir que alguien dentro de la ciudadanía se pueda amparar en determinado momento para no cumplir con alguna responsabilidad. Es un mandato, no es a capricho”, señaló.

La coordinadora de la Comisión de Movilidad explicó que los puntos de vista vertidos en las mesas temáticas (de transporte público, los peatones, ciclistas, transporte de carga y transporte privado) son propuestas que aún deben evaluarse y, una vez analizadas, plasmarse en un dictamen para armonizar el Reglamento con la recién creada LGMSV.

¿Qué busca la Ley General de Movilidad y Seguridad Vial?

Desde 2014, organizaciones, especialistas y profesionales de la movilidad de todo el país se agruparon en la Coalición Movilidad Segura, que tiene como objetivo “impulsar mecanismos normativos, institucionales y financieros” que permitan a los tres niveles de gobierno implementar acciones efectivas a favor de la movilidad de todas las personas. 

La Coalición Movilidad Segura, conformada por 97 organizaciones, ha impulsado la creación de la LGMSV, logrando su publicación el año pasado luego de casi 10 años de trabajo. Armando Pliego, integrante del equipo de la Coalición mencionó que con esta ley también se reformó la Constitución Mexicana para reconocer en el artículo 4to, el derecho a la movilidad en condiciones de seguridad. 

Estos esfuerzos obedecen a una pandemia silenciosa que está ocurriendo en nuestro país que es la inseguridad vial. Los siniestros viales a nivel planeta cobran aproximadamente 1.3 millones de vidas cada año y México es uno de los países donde más gente muere, estamos hablando, en cifras oficiales, más de 16 mil muertes cada año. Es un problema muy grave porque es la primera causa de muerte en jóvenes, la primera causa de muerte en niñas y niños en este país”, enfatizó Pliego. 

Fotografía: Favia Lucero

Además, la inseguridad vial cuesta más de 1.7 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) del país cada año, comentó el integrante de la Coalición. Los siniestros viales implican movilizar a los servicios de emergencia, reparar la infraestructura dañada, la atención médica, entre otros gastos. 

La LGMSV sirve para establecer las atribuciones y responsabilidades que tienen los tres niveles de gobierno en la materia y dicta un piso mínimo que los gobiernos locales deben acatar, para hacer las reformas correspondientes a sus ordenamientos. 

Las entidades federativas tenían un plazo de 180 días para efectuar la armonización de sus leyes con la LGMSV, pero el tiempo se venció el pasado noviembre. Aún así, Pliego invitó a que estos esfuerzos no se detengan y celebró que en Juárez ya se hayan llevado a cabo las mesas de trabajo en colaboración con la ciudadanía. 

Límites de velocidad deberán bajar

El urbanista Gabriel García, quien participó en las mesas de trabajo, explicó que uno de los argumentos de la ciudadanía en contra de disminuir los límites de velocidad era que esto podría afectar la economía de la ciudad. 

Para el especialista en temas de movilidad, estas decisiones se deben tomar con base en datos, por ejemplo, el hecho de que cerca del 90 por ciento de los siniestros viales han sido provocados por exceso de velocidad, según una nota periodística de El Diario de Juárez. 

García recordó el siniestro vial ocurrido el 20 de febrero, en donde un joven que manejaba a exceso de velocidad cerca a la Ciudad del Conocimiento atropelló a varios estudiantes y causó la muerte de una alumna del Cecytech 11. 

“A menos de una semana de la discusión en las mesas de trabajo pasa esto y se mandan condolencias, pero la autoridad no respeta la ley. Su argumento es que estas cosas son inevitables, pero la gravedad de las lesiones depende de la velocidad en la que se va manejando”, comentó. 

La LGMSV establece que las vías primarias sean de 50 kilómetros por hora, las secundarias y terciarias de 30 kilómetros por hora, y que las vías de acceso controlado, en sus carriles centrales, sean de 80 kilómetros por hora. 

Fotografía: Favia Lucero

Actualmente, el Reglamento de Tránsito de Juárez indica que la velocidad máxima de circulación en la ciudad es de 60 kilómetros por hora en las vías donde no haya señalamiento; 30 kilómetros por hora en zonas escolares, tramos donde existan hospitales, templos y parques. 

Puesto que la LGMSV pone un piso mínimo de lo que, en este caso, deberían ser los límites de velocidad, en Juárez la velocidad tendría que bajar como mínimo a 50 y 20 kilómetros por hora. 

Tanto Gabriel García como Armando Pliego coinciden que disminuir los límites de velocidad permitirá disminuir la letalidad de los siniestros viales, los costos para la reparación de la infraestructura, entre otros beneficios. 

“Chocar a 60 kilómetros por hora es más peligroso que chocar a 30 kilómetros por hora. Lo mismo que ser atropellado, no es lo mismo que te atropellen a 20, a que a te atropellen a 50. La probabilidad de morir va a ser mayor o menor según la velocidad a que una persona es atropellada, lo mismo que en un choque”, dijo Pliego. 

Los límites de velocidad de la LGMSV son sensatos, obedecen a los estándares internacionales y a las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud, además han sido implementados por otras ciudades del país, agregó. 

Fotografía: Favia Lucero

El integrante de la Coalición recalcó que bajar los límites de velocidad salva vidas y lo explicó de la siguiente manera: 

“Existen varios factores de riesgo que son los considerados al momento de establecer políticas para disminuir la mortalidad en los siniestros viales, que tienen que ver con el uso de cinturones de seguridad, sistemas de frenado, el consumo de sustancias y el uso de distractores, como el celular. Si a todos esos factores de riesgo se le agrega la velocidad, la velocidad es lo que los hace más peligrosos. La velocidad es el factor transversal que agrava un siniestro vial. Si un siniestro vial sucede a velocidades mucho menores estaremos disminuyendo las lesiones y las muertes que ocurren como producto de esos choques”. 

¿Qué hay sobre los límites de alcohol permitidos?

Estos también deberán disminuir, pues la LGMSV prohibe conducir con una alcoholemia superior a 0.25 mg/L en aire espirado o 0.050 g/dL en sangre y el Reglamento de Tránsito indica que el límite permitido es de 0.075 g/dL en sangre. 

Para una explicación más sencilla del tema, compartimos la siguiente tabla donde se explican las equivalencias de cada medición. En el caso de Juárez, la equivalencia de la concentración de alcohol en la sangre (0.075 g/dL) a la concentración de alcohol en aliento es de 0.36 mg/L. 

Tabla de Concentración de Alcohol en Sangre y Aliento. Tomada de Empresa sin Drogas.

Además, la LGMSV establece que las personas que conduzcan motocicletas no podrán conducir con una alcoholemia superior a 0.1 mg/L en aire espirado o 0.02 g/dL en sangre. Y para quienes manejan transporte de pasajeros y de carga, queda prohibido conducir con cualquier concentración de alcohol por espiración o litro de sangre.

Pliego explicó que ambas medidas (concentración de alcohol en el aliento y en la sangre) obedecen a estándares internacionales que se implementan en muchos países, por lo que “el ordenamiento que se está proponiendo aquí no es nada fuera de este mundo”. 

Poco después de que finalizarán las mesas de armonización del Reglamento de Tránsito de Juárez con la LGMSV, el coordinador general de Seguridad Vial, César Alberto Tapia Martínez, declaró que su propuesta fue que el límite permitido de alcoholemia se quedara en 0.50, sin especificar a qué medida se refería. 

“Yo considero que una persona que se tome una cerveza no representa un riesgo para la ciudadanía, por eso yo soy de la sugerencia que sea 0.50”, dijo. Sobre esto, el integrante de la Coalición expresó que los efectos del alcohol varían mucho de persona a persona, pues involucran factores como el peso y la rapidez en el consumo.

Tan solo el fin de semana pasado la Coordinación de Seguridad Vial detuvo a 72 personas que manejaban en estado de ebriedad. Del total, cinco personas estuvieron involucradas en coches automovilísticos y el resto cometió alguna infracción al reglamento. 

Fotografía: Gobierno Municipal
El trabajo sigue después de la armonización del Reglamento 

Gabriel García reconoció que aunque se reforme el Reglamento de Tránsito, “lo difícil será cambiar el paradigma en donde el auto es el rey y el peatón el obstáculo”. Tanto las autoridades como la ciudadanía debe comprender que “todos somos peatones y las reglas actuales no dan la importancia al peatón”. 

La Coalición Movilidad Segura celebra la publicación de la Ley General de Movilidad y Seguridad Vial pero está consiente de que el siguiente paso es hacer cumplir la ley en los estados y municipios del país. 

“Lo que sigue es que la autoridad sí pueda contar con los instrumentos, no solamente de sanción, sino también de diseño de las calles” para aplicar la ley. Es necesario que se realice un trabajo integral de parte de todas las autoridades para que desde las diferentes dependencias se trabaje a favor de la movilidad.