mayo 27, 2024
Sociedad

Tras 7 meses, feminicidio de Jessenia Cisneros sigue impune

Han pasado siete meses del feminicidio de Jessenia Cisneros, de 17 años. Su familia ha organizado manifestaciones en Ciudad Juárez y Chihuahua, ha abordado a la gobernadora y al fiscal, pero al día de hoy no hay resultados.

Ciudad Juárez, Chihuahua.— Ese día Jessenia Johana Cisneros Robles salió de su casa con su hermana y su cuñado para buscar los zapatos que usaría en su graduación de preparatoria. Estudiaba la carrera técnica de programación en el CBTis 270, en el suroriente de Ciudad Juárez. En una semana cumpliría 18 años.

Más tarde iría a casa de una amiga, donde iba a estudiar para su examen de ingreso a la universidad. Se quedó sola un par de horas mientras su mamá salía de trabajar y pasaba a recogerla.

Eran casi las tres de la tarde del lunes 2 de mayo cuando su madre, Verónica Robles, llegó a su casa en la colonia Manuel J. Clouthier, atravesó el patio y abrió la puerta. El humo no le dejó ver el interior. Su casa se incendiaba con su hija adentro.

Buscó a Jessenia a tientas entre el fuego. La encontró en su cama, inmóvil, pero no la pudo sacar. Alcanzó a tocarla, pero se quemó las manos. Sus vecinos ayudaron a contener el incendio y sacaron de la casa el cuerpo de la adolescente.

En medio del trauma, Verónica pensó que podría haberse tratado de un accidente, que Jessenia se había quedado dormida cuando sucedió una falla eléctrica. Pero la presencia de agentes de la Fiscalía Especializada de la Mujer (FEM) reveló la verdadera naturaleza de la tragedia.

Jessenia Johana Cisneros Robles, de 17 años de edad, fue asesinada en su casa hace siete meses. La golpearon en la cabeza y le prendieron fuego, posiblemente para borrar las evidencias. También fue agredida sexualmente. Desde el día uno, su caso es investigado como feminicidio.

La noticia sacudió a una ciudad habituada a la violencia contra las mujeres. En los medios de comunicación circularon los pormenores del crimen y al día siguiente el fiscal general del estado, Roberto Fierro Duarte, se pronunciaba al respecto.

“Los acontecimientos de ayer en la tarde nos lastiman verdaderamente; nos lastiman y hacen que se empañe de alguna manera esta inauguración”, dijo Fierro Duarte, que estaba en Ciudad Juárez para inaugurar un modelo de atención psicológica para infancias víctimas del delito.

Verónica Robles sostiene una fotografía de su hija Jessenia / Foto: Favia Lucero

Desde entonces la familia de Jessenia ha organizado manifestaciones para exigir justicia tanto en Ciudad Juárez como en la capital del estado, obteniendo solo la promesa de las autoridades de atender el caso, pero hasta ahora no hay ninguna persona detenida. 

El viernes tres de junio, pasado un mes del feminicidio, su familia organizó una marcha pacífica que llegó a las oficinas de la FEM en Ciudad Juárez. Iba acompañada de colectivas feministas locales y de familiares de otras víctimas, como Jacivi Alejandra Holguín Grable, asesinada en mayo del año pasado.

“Ayer se cumplió un mes del feminicidio de mi prima Johana y no se ha hecho nada. Solamente queremos justicia. Organizamos una marcha pacífica para que no hubiera problemas con nadie y tuvimos una respuesta muy triste. No hay palabras de cómo describirlo: donde uno piensa que está la justicia, la paz y la tranquilidad, nos recibieron con un portón cerrado”, dijo su primo Arturo Cisneros.

Finalmente los familiares de Jessenia fueron recibidos por la titular de la FEM en esta ciudad, Diana Esther Morales, tras pasar más de una hora de gritando consignas al exterior del edificio.

En julio, la exigencia de justicia llevó a la familia Robles al Palacio de Gobierno de la ciudad de Chihuahua, donde la gobernadora María Eugenia Campos se reunía con integrantes del Consejo Coordinador Empresarial y donde también estaba el fiscal Fierro Duarte.

Ese día (hace casi cinco meses) la gobernadora pidió “un poquito más de paciencia” para las investigaciones. De acuerdo con Verónica Robles, hasta el momento no ha vuelto a hablar con ningún funcionario de primer nivel. En cambio, señala que su familia ha sido acosada y hasta amenazada por los agentes de la FEM que investigaban el entorno cercano de su hija.

Foto: Raúl Fernando / Cortesía de Raíchali

***

La titular de la FEM (ahora llamada Fiscalía Especializada en Atención a Mujeres Víctimas del Delito por Razones de Género y a la Familia), Wendy Paola Chávez Villanueva, aseguró que el feminicidio de Jessenia Cisneros se ha investigado de manera ininterrumpida y con una perspectiva de infancia, al tratarse de una víctima menor de edad, pero reconoce que hasta ahora no hay sospechosos ni una línea definida.

De acuerdo con la fiscal, el caso de Jessenia ha sido incluido en el Programa para el Fortalecimiento de Instituciones de Justicia Penal Estatal (ConJusticia), financiado por la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID), con el que se busca fortalecer las capacidades de las autoridades encargadas de la procuración de justicia en casos de alto impacto, a través de grupos de trabajo.

Chávez Villanueva, quien ocupa el cargo desde noviembre de 2016, dijo que los agentes de fiscalía siguen recopilando información mediante entrevistas, peritajes y opiniones técnicas. También, que en la escena del crimen se encontró material biológico que actualmente es analizado.

“Se procesaron algunas evidencias biológicas que se encontraban en el lugar del hecho y estamos tratando de verificar a través de las áreas periciales si va a haber o no material para compulsa (cotejo) con otras posibles evidencias”, informó la fiscal.

La fiscal también conoce los señalamientos de hostigamiento por parte de agentes de investigadores y asegura que se tomaron acciones al respecto.

“Tenemos que estar verificando los entornos de las víctimas, es entendible que resulte molesto. Procuramos motivar al personal a que apeguen su actuar a los protocolos de investigación y de actuación que tenemos”, agregó.

Fiscal Wendy Chávez Villanueva / Foto: Favia Lucero

De acuerdo con datos de la Fiscalía de Chihuahua, entre enero y noviembre de 2022 se registraron en Ciudad Juárez 130 asesinatos dolosos de mujeres, de los cuales 16 han sido catalogados como feminicidios.

Juárez es uno de los seis municipios del estado de Chihuahua para los que la Secretaría de Gobernación emitió una declaratoria de Alerta de Violencia de Género contra las Mujeres (AVGM) en agosto del año pasado, un mecanismo solicitado por la entidad desde 2019 para coordinar las acciones gubernamentales tendientes a combatir y prevenir la violencia feminicida.

Para atender las recomendaciones incluidas en la declaratoria se conformó en octubre de 2021 un Grupo Interinstitucional y Multidisciplinario que agrupa a instancias de los tres órdenes de gobierno, representantes de la academia y organizaciones de la sociedad civil.

“Hemos visto avances, pero la alerta, las recomendaciones, es una planificación para cinco años. Posiblemente, es una opinión personal, a la mitad de los tres años puedan verse acciones más significativas de todo el trabajo que tenemos que hacer”.

***

El viernes siguiente al feminicidio, sus compañeros de clase se reunieron en la cancha de futbol del CBTis 270, donde pasaron uno a uno para colocar rosas frente a su fotografía. Llevaban playeras negras y globos blancos con mensajes de despedida que soltaron al aire tras el último pase de lista.

La conmemoración fue organizada por los estudiantes del grupo de sexto semestre en el que estaba Jessenia. Días después, en su graduación, fue su madre quien acudió a recibir su diploma.

El 11 de junio se inauguró un mural frente al parque Cristóbal Ruiz, en la colonia Manuel J. Clouthier, donde vivía Jessenia. En él se plasmó su rostro frente a un fondo morado con estrellas y a los lados las imágenes de un perro y un gato, los animales preferidos de la joven y por los que quería estudiar la carrera de veterinaria.

“Esto es un llamado para pedir justicia, para presionar a las autoridades y para dar a conocer el caso de mi hija”, dijo entonces la señora Verónica Robles.

Foto: Jonathan Álvarez

Su familia participó en la elaboración del memorial junto a compañeras de clases que hicieron ilustraciones para pegar en el mural, tras participar en un taller de ‘paste up’ impartido por la colectiva Bravas.

En sus creaciones las jóvenes plasmaron la exigencia de justicia para Jessenia pero también reflexiones sobre su sentir como mujeres en el espacio público.

“Casi no me siento tomada en cuenta. Por eso necesitamos hacer este tipo de actividades, que la gente se dé cuenta de lo que realmente está pasando, porque la gente no quiere escuchar. Estamos elevando nuestra voz para hablar sobre lo que está pasando y exigir justicia para distintos casos, principalmente por el de nuestra compañera”, comentó una de ellas.

Más recientemente, el pasado 25 de noviembre, activistas y madres de víctimas de feminicidio y desaparición marcharon por el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer

Bajo la lluvia, llegaron hasta la cruz de clavos en el puente internacional Paso del Norte, un antimonumento que recuerda la histórica violencia feminicida que ha marcado a esta frontera desde los años 90.

Allí leyeron un pronunciamiento en el que recordaron los 794 feminicidios que se han registrado desde 1992 y señalaron la incapacidad de las autoridades para impartir justicia y reparar el daño a las víctimas y sus familias.

La manifestación concluyó cuando pusieron en los clavos etiquetas con los nombres de las mujeres asesinadas este año en Ciudad Juárez. Entre ellas, una para Jessenia Johana Cisneros Robles.

Foto: Favia Lucero

Con información de Jonathan Álvarez, Abraham Rubio, Favia Lucero y Raíchali