noviembre 29, 2023

Entre ríos de aguas negras, en el suroriente se desbordan los problemas de alcantarillado 

Ciudad Juárez, Chihuahua.— El olor de agua estancada impregna el ambiente, y doña Oti, como la conocen sus vecinos de Parajes de Oriente, debe armarse de todas las estrategias posibles para cruzar sin mojarse con las aguas negras que emanan de una alcantarilla tapada en la calle Desierto de Kavir. Una tabla, una llanta o tal vez una piedra son las opciones de Otilia Martínez Landeros para cruzar la calle inundada de aguas de alcantarilla. En ocasiones, confiesa, se ha tenido que meter y mojarse los pies para cruzar, ya que a su edad (73 años) no le es sencillo usar las tablas, llantas y piedras que ponen los mismos vecinos para poder transitar por sus calles.

Lee también: Más de mil áreas verdes en el suroriente, pero la mayoría en el abandono

La alcantarilla hundida está en la calle Desierto de Kavir y desbordó aguas negras por meses, recuerda doña Oti, hasta hace un par de semanas, cuando después de insistir a la Junta Municipal de Agua y Saneamiento (JMAS), fue reparada y desahogada. De ella sacaron llantas, basura doméstica, ropa y mucho aceite, dice. Y es que a lo largo de la calle Desierto de Kavir se instala un corredor comercial ambulante conocido como ‘Segundas de Parajes de Oriente’, cuyos vendedores, de acuerdo con Otilia, desechan aceites de comida y basura en las alcantarillas de la zona. Este panorama se repite en decenas de calles de cada una de las 16 colonias que integran el polígono del suroriente delimitado por el bulevar Independencia, las avenidas Santiago Troncoso y Manuel Talamás Camandari, así como el Paseo de San Isidro.

Foto: Jonathan Álvarez
Tan solo en este polígono, la JMAS reporta que, del 01 de enero a la fecha, ha recibido 147 reportes de desbordamiento de aguas negras en alcantarillas que son atendidos por cuatro cuadrillas, en tiempos de respuesta promedio de cuatro a cinco días, asegura el organismo. Sin embargo, esta solo es la estadística de los problemas de alcantarillado reportados y no refleja el total de los brotes de aguas negras que hay en el polígono. En enero la descentralizada recibió 38 reportes, 36 en febrero, 53 en marzo, y 20 en lo que va del mes de abril. Todos, solo en este polígono de la ciudad. La JMAS atribuye como causa principal del desbordamiento de aguas negras, el azolvamiento de alcantarillas por basura y arena.

Lee también: CBTis 270: una década de lucha por accesos dignos

Otilia se encuentra aliviada de que, después de muchos intentos, la JMAS atendió el hundimiento de la alcantarilla de Desierto de Kavir, sin embargo, sabe que la temporada de lluvias no ha comenzado, y es entonces cuando se pondrá nuevamente a prueba el funcionamiento de la alcantarilla reparada.

“Es un problema muy serio, sobre todo de salud, los vecinos somos los que hemos acudido a distintas dependencias y pues no en realidad no nos hacían caso. Aquí ya vinieron a reparar una, pero a reserva de a ver qué pasa cuando llueva (…) por cierto, ahí sigue el escombro pero ese como quiera, ya no es novedad”, comenta.

Foto: Jonathan Álvarez
En su andar por este polígono de la ciudad, Montserrat Martínez, promotora comunitaria de Red de Vecinos de Juárez, se ha encontrado con residentes que buscan apoyo para que el problema del desbordamiento de aguas negras en sus colonias sea solucionado. La promotora comunitaria cuenta que la zona en donde vive doña Oti presenta un fuerte problema de alcantarillado en mal estado, pues muchas de estas ni siquiera cuentan con tapadera. De ellas se han sacado montones de basura, plásticos en su mayoría, así como residuos de aceite de cocina y automóviles.

Lee también: ¿El camión de la basura no ha pasado por tu colonia? Aquí te decimos cómo reportarlo

Quizá uno de los casos más preocupantes con respecto al desbordamiento de aguas negras que le tocó atender a Montserrat, es el de una vecina de la calle Flor del Desierto. Cuenta que el agua salía directamente de la casa, por lo que los habitantes del inmueble tuvieron que romper el piso de su casa para averiguar de dónde salían las aguas residuales. Fue hasta que Red de Vecinos realizó una gestión ante la descentralizada, que fue atendido el problema de la residente de la calle Flor del Desierto. “El primer contacto que se tuvo fue en las calles Dunas de Libia (en Parajes de Oriente); ahí se hicieron dos gestiones respecto a las aguas negras, porque tenían una fuga que ya tenía mucho tiempo sin arreglarla. Los vecinos hacían los reportes pero no los atendían”, recuerda Montserrat.

Foto: Jonathan Álvarez

Un problema que destapa las deficiencia de los servicios públicos 

Para Karla Ramírez, directora de Juárez Limpio A.C., parte del problema del desbordamiento de aguas negras en el suroriente está ligado a la incapacidad de los organismos públicos de brindar alternativas a la ciudadanía para la correcta gestión de los residuos. “Es un problema doble: nuestras autoridades no están regulando la cantidad de basura que se genera al día en Ciudad Juárez; no están impulsando la disminución de residuos, no estamos apostando a las industrias limpias y tampoco hay una corresponsabilidad entre las autoridades y ciudadanos”, lamenta. Desde el gobierno, opina Ramírez, no se han brindado las alternativas para que los ciudadanos del suroriente dispongan de los residuos más comunes encontrados en las alcantarillas por la propia JMAS. En redes sociales, la JMAS ha difundido en diferentes ocasiones cómo los empleados de la descentralizada que atienden los problemas de alcantarillado de la ciudad encuentran decenas de llantas.

Lee también: A la baja calificación de calles, transporte público y recolección de basura: AEJ

El servicio de recolección de basura brindado por el Municipio de Juárez tampoco resulta ser la respuesta al problema. A lo largo de las intervenciones de Juárez Limpio en la zona, han trascendido los testimonios de residentes, quienes cuentan que, aunque separen su basura o guarden el aceite quemado en contenedores, al final todo se mezcla en las unidades recolectoras que brindan el servicio. Además, en los últimos meses la Dirección de Servicios Públicos se ha visto en problemas debido a que el servicio de recolección de basura en toda la ciudad no ha sido eficiente. Por lo anterior, se multó a la empresa concesionaria Promotora Ambiental de la Laguna (PASA) y se contrató el arrendamiento de camiones recolectores gestionados por el mismo Municipio. La encuesta de percepción ciudadana del sistema de indicadores Así Estamos Juárez revela que este servicio público se encuentra en crisis, pues en el último quinquenio la calificación que le ha dado la ciudadanía ha descendido considerablemente. Según la encuesta, en 2017 los juarenses daban una calificación de 8.55 al servicio de recolección de basura, mientras que en 2021 bajó hasta 6.33.

Foto: Jonathan Álvarez

Problemas de salud, solo el inicio de las consecuencias

Son diversos los problemas a la salud de las personas consecuencia del desbordamiento de aguas negras, ya que, en el mejor de los casos, son ríos de heces fecales. Sin embargo, la directora de Juárez Limpio, A.C. apunta a que el problema es mucho más grave. Las bacterias, virus, hongos y otros patógenos asociados a las aguas negras pueden ocasionar problemas gastrointestinales en la población, infecciones en la piel y agrava otras problemáticas de salud pública como la proliferación de mosquitos que pueden ser portadores de enfermedades. Disentería, salmonelosis, diarrea, son solo algunas de las patologías asociadas a las aguas negras que pueden afectar a la población, que en algunos casos se ha acostumbrado a convivir con el problema.

Lee también: Juárez Limpio da taller de manejo adecuado de residuos y huertos caseros en el suroriente

Para Karla ese es el principal problema: la normalización. “El problema más grave es que nos acostumbremos a vivir en aguas negras, que no le da dignidad a la vida de las personas (…) los tomadores de decisiones no tendrían que pensar que la gente ya se acostumbró a ese problema”, enfatiza. Los cuerpos de aguas negras no solo impactan a las personas ocasionando determinadas patologías, sino también a los animales que se encuentran en las calles, como perros sin hogar, gatos y aves. Por otro lado, la cotidianidad de vivir en aguas negras también puede impactar en proyectos que podrían ser autosustentables, como la instalación de un huerto comunitario, debido a que el suelo está contaminado y erosionado. Por ende, también hay una afectación a la vida vegetativa de la zona, agrega Karla.

Foto: Jonathan Álvarez

Exigir, reportar y gestionar los residuos responsablemente: un granito de arena

Como primera línea de acción ante el problema del desbordamiento de agua de alcantarillas, Montserrat Martínez recomienda hacer los reportes ante la JMAS. Pese a que en ocasiones los reportes no son atendidos con oportunidad, el historial puede ser incluido en los oficios realizados por Red de Vecinos de Juárez. Asimismo, la promotora comunitaria conmina a los habitantes de la zona a no tirar desechos por las alcantarillas, ya que afecta a la red de drenaje de todo el fraccionamiento. Montserrat opina que la responsabilidad es compartida, ya que por un lado los ciudadanos deben levantar sus reportes, y por el otro la descentralizada tiene la obligación de atenderlos. El número para hacer reportes proporcionado por el organismo es el (656) 686 0073. https://yociudadano.com.mx/noticias/quieres-deshacerte-de-tus-tiliches-aqui-te-decimos-como/ Por su parte, la directora de Juárez Limpio apuesta por una ciudadanía ambiental de corresponsabilidad. Insiste en que, a pesar de que los servicios públicos de recolección de basura no sean los más eficientes, es importante no dejarse vencer por la ‘fatiga ecológica’, en donde las personas consideran que sus esfuerzos no valen la pena. Por ello, Karla exhorta a la ciudadanía a continuar separando sus residuos y, en la medida de lo posible, hacer una gestión adecuada de ellos llevándolos a empresas recicladoras. Los materiales más comunes que se pueden llevar a las recicladoras son plástico, metal y vidrio. Karla comenta sobre la posibilidad de que en un futuro se cuente con un centro de acopio de una de las recicladoras en Parajes de Oriente. En tanto eso sucede, es importante que las personas exijan a las autoridades espacios propicios para la disposición de los residuos y que no terminen en las alcantarillas de la ciudad. Aunque no se encuentra en la zona del suroriente, el 29 de abril y de manera permanente se inaugurará el punto de acopio de Juárez Limpio para recolectar cartón, papel, pet y aluminio en las instalaciones del edificio Cehlíder, ubicado en la calle 20 de noviembre 4305 de la colonia El Colegio. YoCiudadano publicó una guía de cómo gestionar las llantas viejas de manera responsable. En el mismo, se indica que la Dirección de Ecología es la encargada del manejo de estos desechos. En esta guía se indica que la dirección municipal cobra entre 10.40 a 20.80 pesos por llanta y una vez pagado el importe, los ciudadanos deben trasladarlas hasta el relleno sanitario ubicado en el kilómetro 27. En caso de no poder ir hasta el relleno sanitario, se puede solicitar apoyo a la dirección al número (656) 737 0000 extensión 70500.

Lee también: ¿Qué debo hacer con mis llantas viejas para contribuir a un manejo responsable?

Aunado a esto, el artículo indica que la Dirección de Limpia implementa periódicamente programas de destilichadero, colocando contenedores en distintos puntos de la ciudad. Para conocer más sobre este programa, las personas se pueden comunicar al (656) 737 0000 extensión 73001. El artículo refiere que la JMAS cuenta con un programa de recolección de llantas viejas llamado ‘Arriba llantas’. El punto de recolección más próximo a los habitantes del suroriente es el Centro de Atención Independencia, ubicado en el bulevar Independencia y Prolongación Miguel de la Madrid. Sin embargo, la descentralizada informó que actualmente dicho programa se encuentra inactivo, por lo que recomendó estar pendientes en sus redes sociales para conocer cuándo se reactivará. Para doña Oti, la indiferencia ante los problemas de su comunidad no es una opción. Es por ello que durante meses insistió y exigió la atención de las autoridades para atender el desbordamiento de aguas negras en su fraccionamiento. También hace un llamado a sus vecinos a no ser indiferentes y asumir su responsabilidad. Hoy se ha involucrado de lleno en las actividades comunitarias y en las actividades de participación ciudadana de Red de Vecinos de Juárez, para trabajar en las soluciones de las problemáticas más comunes en su comunidad. “No nos agrada la idea de vivir así. Somos personas civilizadas y conscientes de que todos merecemos vivir dignamente, y si las autoridades nos apoyan, tengan por seguro que como vecinos vamos a responder”.

Foto: Jonathan Álvarez