abril 16, 2024
Gobierno Sociedad

Empiezan clases sin libros de texto de la SEP en escuelas de Chihuahua

Los maestros organizaron sus actividades académicas para recibir a los alumnos sin los nuevos libros de texto; la incertidumbre se extiende entre padres de familia, mientras crece la oposición a la suspensión de su distribución impulsada por la gobernadora Maru Campos.

Por Verónica Martínez y Rocío Gallegos / La Verdad

Ciudad Juárez– Los maestros de la primaria Félix U. Gómez se prepararon para recibir a sus alumnos en el arranque del ciclo escolar que inicia este lunes. De última hora, el viernes, trasladaron mesas y escritorios de un salón a otro, pero también se dieron a la tarea de reorganizar sus actividades académicas para empezar clases sin los nuevos libros de texto editados por la Secretaría de Educación Pública (SEP).

Lo mismo hicieron en la primaria Francisco Zarco, en la 28 de Octubre y en la secundaria Altavista, así como en los más de 5 mil centros de trabajo de educación básica pública activos en el estado.

Los docentes se vieron obligados a cambiar sus esquemas de trabajo para recibir a las niñas, niños y adolescentes en las aulas en medio de un escenario inédito en la historia reciente de Chihuahua, generado por una controversia constitucional presentada por el gobierno panista de María Eugenia Campos Galván ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), donde se ordenó suspender por ahora la distribución de libros de texto gratuitos de la Nueva Escuela Mexicana (NEM).

Esta suspensión si llegó a retrasar la preparación de los maestros que tuvieron que reorganizar sus actividades académicas, pero se han adaptado a los ajustes, aseguró Guadalupe Rivera De Anda, directora de la primaria Félix U. Gómez.

“Se tenía la incertidumbre de qué material íbamos a usar, pero ya se dio la indicación de que no a los libros de texto del nuevo modelo”, dijo Rivera De Anda. “pero sí los proyectos del nuevo modelo educativo”.

La situación desató incertidumbre y ha confrontado al gobierno de Chihuahua con padres de familia, académicos, investigadores y formadores de docentes que le exigen la entrega de los libros de texto gratuitos correspondientes al ciclo escolar 2023-2024, que actualmente permanecen en bodegas estatales.

Sin embargo, la gobernadora Campos Galván ha descalificado la exigencia e ignorado los reclamos. Anunció que el estado repartirá sus propios libros y convocó a una colecta de textos de años anteriores para entregar a los infantes en este arranque de clases.

Este panorama, sumado a la disputa partidista entre el gobierno panista de Chihuahua y el Gobierno Federal, encabezado por Morena, entorpece el proceso educativo y proceso de enseñanza de los niños, consideró Jesús Trujillo Holguín, doctor en Educación con más de 20 años de experiencia como maestro de primaria, durante el conversatorio Análisis y Perspectivas sobre la Nueva Escuela Mexicana y sus libros de texto, organizado por la Red de Investigadores Chihuahua.

Secundaria Altavista, donde este viernes alistaban las aulas para recibir a los alumnos del ciclo escolar 2023-2024. Fotografía: Rey R. Jauregui
‘Se violenta derecho a la educación’

El gobierno de Chihuahua justificó su postura en contra del uso de nuevos libros de texto argumentando errores pedagógicos, didácticos, de contenido y de organización.

Consideró que los nuevos textos tienen una gran carga ideológica, lo que causa una lucha entre ricos y pobres, que promueve la hipersexualización de la Niñez, distorsiona la inclusión, que no se tomó en cuenta a los padres en el proceso educativo, quje carece de de metodología para enseñar y escribir, así por la falta metodología para enseñar matemáticas y, además, que no se hicieron siguiendo la ley.

La postura de la gobernadora desenmascara sus principales focos: injerencias de concepciones religiosas opuestas a la educación sexual integral, consideró Alianza por la Defensa del Estado Laico (ADELA), quien pidió a la gobernadora reconsiderar la controversia promovida para liberar los libros de texto “en razón de que la suspensión atenta contra los derechos de la niñez a la educación, a la información, a la no discriminación y a la igualdad sustantiva entre otros”.

“Desde la Alianza por la Defensa del Estado Laico hacemos un enérgico llamado a la titular del Ejecutivo estatal, María Eugenia Campos Galván, a que haga gala de su representación otorgada a través del voto popular de gobernar para todas las personas independientemente de su filiación política y su compromiso de hacer prevalecer el estado de derecho; también, para que abandone su confrontación contra la educación pública y los derechos de los niños, niñas y adolescentes” expusó la organización en una carta con fecha del 15 de agosto.

“Al decidir unilateralmente no entregar los libros de texto, lo hace desde un pequeño grupo de ciudadanía que lo solicita y deja fuera una gran cantidad de personas que no concordamos con los planteamientos religiosos con los que se argumenta la suspensión”, expone.

En esto coincide Eva América Mayagoitia, doctora en educación y académica de la Universidad Pedagógica Nacional, campus Chihuahua, quien consideró que detener la distribución de los libros es una gran falta el derecho humano a la educación,

Durante su participación como ponente en el foro denominado Una visión plural de los libros de texto de la Nueva Escuela Mexicana, aseguró que la controversia constitucional promovida por el gobierno de Chihuahua es contra el ejecutivo federal, no incluya los profesores ni incluye a los niños y niñas ni incluye a los padres de familia, quienes tienen toda la facultad de exigir que se les entregue los libros de texto aún en este contexto de disputa entre las dos instancias de gobierno.

Otros académicos y formadores de docentes también exhibieron lo que consideran como desinformación, mentiras y uso electoral de Maru Campos en campaña contra los libros de texto. Así lo expusieron en un posicionamiento público fechado el 17 de agosto, donde señalaron que “hasta el momento, ni el poder ejecutivo del Gobierno del Estado de Chihuahua, ni la oficina de la Secretaría de Educación y Deporte, han presentado una postura sustentada y convincente para rechazar la Nueva Familia de Libros de Texto Gratuitos”.

Fotografía: Rey R. Jauregui / La Verdad

Aunque el gobierno de Chihuahua ha expuesto que el freno en la distribución de los libros es para los subsistemas educativos, estatal y federal, maestros y directivos de éste último se oponen a no usarlos y aseguran, también en un posicionamiento público que esa decisión contraviene el acceso pleno a la educación que debe ser garantizado a los niños, niñas y adolescentes (NNA) por mandato constitucional.

En este contexto la secretaría estatal de Educación y Deporte, Sandra Elena Gutiérrez, aseguró que el gobierno de Chihuahua entregará material didáctico de apoyo para entregar a los alumnos de primaria en sustitución de los nuevos libros de la SEP.

Los libros del gobierno de Chihuahua estarán basado en el modelo educativo 2017, indicó. Sin embargo, su dependencia no respondió a peticiones de información sobre la inversión realizada en la elaboración de sus libros ni quiénes participaron en su elaboración.

Tampoco proporcionó datos sobre la colecta de libros de años anteriores que convocó la gobernadora Maru Campos, la cual en los centros de acopios instalados en Ciudad Juárez exhibió poca respuesta de la ciudadanía, de acuerdo con lo que se encontró en un recorrido realizado por algunos de esos puntos.

‘Todos merecer recibir sus libros’
Inscripciones de última hora en la primaria Francisco Zarco. Fotografía: Rey R. Jauregui / La Verdad

La situación tiene a padres de familia en la incertidumbre. Tal es el caso de Karla García que inscribió a su hija al primer grado en la escuela Primaria Francisco Zarco en la colonia Altavista.

La mujer explica que escogió esta primaria basándose en las recomendaciones de amigos y familiares, y que confía en las habilidades educativas del personal de este plantel, pero le preocupa que su hija no reciba los libros de texto.

“Si creo que viola un derecho a la educación porque independientemente de lo que contengan creo que todos merecen tener sus libros, y ya teniéndolo y viendo el contenido creo cada padre deberá ver la manera de expresárselo a ellos si creen que no son apropiados” expuso.

En esta escuela, los maestros informaron que harán uso de ediciones anteriores de los libros de texto de la SEP durante sus clases.

En la escuela primaria Nicolás Bravo se les informó que a los alumnos se les entregarán copias de libros, por lo que se les pidió una cooperación adicional para cubrir ese gasto.

A los padres de familia de la primaria 28 de Octubre se les solicitó proveer hojas de máquina en blanco para imprimir material para sus hijos.

“Lo que nos dijeron fue que no hay por el momento libros y (los niños) van a estar trabajando con el material que ellos van a proveer”, dijo María, al salir de una junta para padres de esa primaria donde este día inicial clases dos de sus nietas que van a cursar el primer grado.

Aunque las madres de familia consultadas aseguran no haber leído los libros de texto en controversia se muestran a favor de que se entreguen a sus hijos.

“Ya están los libros, saquen el mejor provecho que puedan. Al final de cuentas el maestro que está en el aula y que es profesional y que tiene la vocación lo va a implementar bien”, dijo Luz Elena Barrientos que desde este lunes llevará a su nieta a la primaria estatal 21 de Marzo.

Este contenido es publicado por YoCiudadano con autorización de La Verdad. Da clic aquí para ver el original.