febrero 27, 2024
Comunidades Investigaciones

El desarrollo progresivo no llegó; en la Carlos Castillo Peraza luchan por espacios públicos

Ante la falta de equipamiento en su fraccionamiento, habitantes de la Carlos Castillo Peraza se han organizado para impulsar la creación de un parque, pero no han encontrado apoyo en los gobiernos municipal y estatal. 

Por Jonathan Álvarez / YoCiudadano

Ciudad Juárez, Chihuahua.— Hace 20 años, cuando Amelia Altamirano acudió a la dirección de Asentamientos Humanos en busca de un patrimonio para su esposo y su bebé, le dieron la opción de comprar una vivienda en el suroriente de la ciudad, en un fraccionamiento que contaría con el equipamiento necesario para una buena calidad de vida: áreas verdes, centros comunitarios, guarderías, centros de salud. 

El proyecto habitacional que le ofrecieron como opción estaba bajo la figura de ‘fraccionamiento progresivo’ contemplada en la Ley de Desarrollo Urbano del Estado de Chihuahua.

Amelia y su familia llegaron al fraccionamiento Carlos Castillo Peraza, zona que actualmente concentra una población de más de 10 mil habitantes, de acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI). 

Hoy el fraccionamiento no solo no cuenta con el equipamiento necesario, sino que los terrenos en donde se desarrollaría ese equipamiento han sido privatizados poco a poco, y otros se convirtieron en basureros clandestinos con el paso del tiempo. 

En la colonia no hay parques, áreas verdes, ni guarderías, centros de salud o centros comunitarios. Además, la infraestructura educativa está colapsada por la alta demanda de escuelas en el suroriente. A lo largo de las últimas dos décadas, el fraccionamiento de desarrollo progresivo se desvaneció en el aire y en las promesas de funcionarios de los cuales Amelia ya no recuerda sus nombres. 

Así como Amelia, Brenda Montes llegó hace más de 10 años a la Carlos Castillo Peraza en busca de una mejor calidad de vida y de un patrimonio. Ella compró una de las 3 mil 067 viviendas que hay en la colonia, ya que su anterior dueño no la pudo pagar. 

Brenda recibió en la oficina de Asentamientos Humanos un tríptico, en donde se explicaban las ventajas de vivir en la Carlos Castillo: facilidades para los servicios de limpieza, alumbrado, pavimento y aseo urbano, mayor seguridad, jardines, cuatro grandes terrenos para equipamiento. 

El condominio está pensado para que de una forma progresiva, es decir, poco a poco, cuente con espacios necesarios para la convivencia, la salud y la educación de sus habitantes”, prometía el tríptico. 

Nada de esto se ha cumplido.

Foto: Jonathan Álvarez
Bajo la promesa del desarrollo progresivo, la colonia se detuvo en el tiempo 

El fraccionamiento Carlos Castillo Peraza es un complejo habitacional de urbanización progresiva que fue impulsado por el Gobierno Municipal ante la demanda de vivienda.

Amelia dice que el desarrollo de la colonia se ha detenido en el tiempo, pues la zona ha sido “olvidada” por todos los niveles de gobierno. Recuerda que varios políticos han acudido a la colonia a realizar promesas de mejora que nunca se cumplieron. 

Dice que, durante su campaña, la gobernadora María Eugenia Campos Galván visitó la colonia y ante cientos de los habitantes se comprometió a mejorar la infraestructura. Amelia señala que el único apoyo por parte del gobierno estatal ha sido la pavimentación de una parte de la calle Rafael Terrazas Cienfuegos. 

Valeria Zorilla Nuñez, maestra en planificación y desarrollo urbano, e integrante de la asociación civil Plan Estratégico de Juárez, explica que el tipo de urbanización progresiva es promovida únicamente por un ente público, ya sea el gobierno municipal o estatal, ante una alta demanda de vivienda no satisfecha. 

Añade que el desarrollo de este tipo de fraccionamientos se hace en coordinación con los residentes del fraccionamiento y el ente gubernamental. Sin embargo, dado que el desarrollo es impulsado por el gobierno, éste tiene mayor responsabilidad de dotarlo del equipamiento necesario. 

En teoría, se desarrollan porque la demanda de vivienda está inminente, poco a poco se debería ir subsanando lo que falta (en cuestiones de equipamiento) (…) pero no por ser urbanización progresiva exime a la autoridad, porque su obligación es garantizar la calidad de vida, la vivienda adecuada, el acceso a espacios públicos de calidad, áreas verdes, entonces sigue siendo una responsabilidad de ellos y con mayor razón porque tú como autoridad lo promoviste”, considera. 

De acuerdo con datos del INEGI, en la Carlos Castillo Peraza habitan cerca de 10 mil personas. Brenda Montes dice que el fraccionamiento está organizado por vecindades o “pequeñas privadas”, con un patio central, lo que ocasiona constantes conflictos vecinales.  

La zona periurbana suroriente en donde se encuentra la colonia carece de áreas de equipamiento desarrolladas y áreas verdes en buenas condiciones, señala Abigail Pérez Pulido, investigadora en acción pública y desarrollo social.

Sin escuelas suficientes, juventudes del suroriente persiguen mejores oportunidades

Lo anterior, provoca que zonas como la Carlos Castillo Peraza se conviertan en islas de marginación caracterizadas por no contar con el equipamiento necesario para el desarrollo social de las personas. 

En cuestión de equipamiento educativo, la colonia cuenta con un preescolar, dos escuelas primarias, una escuela secundaria y una institución de educación media superior, sin embargo, los planteles educativos presentan una sobredemanda. Por otro lado, el equipamiento destinado a satisfacer las necesidades de salud es prácticamente nulo. En la zona únicamente se cuenta con unas cuantas farmacias y consultorios privados. 

Además, la Carlos Castillo Peraza cuenta solo con el parque María Teresa Rojas, el cual fue desarrollado por la iniciativa privada. Existen terrenos para el equipamiento de áreas verdes, pero hasta el momento no han sido desarrollados y, por el contrario, se han convertido en basureros clandestinos o han sido invadidos de manera irregular.

Para Brenda y Amelia, uno de los equipamientos más necesarios en la colonia son los parques, ya que la niñez de la zona juega en la calle o en los patios centrales de las privadas. 

Habitantes de la Carlos Castillo se organizan para defender sus espacios públicos

Asimismo, señalan la falta de equipamiento para servicios médicos públicos, ya que al igual que el resto de la población que habita en la zona periurbana suroriente, se deben de trasladar grandes distancias para recibir atención médica.

En cuanto a centros comunitarios, las vecinas señalan que existen pocos en los alrededores, sin embargo, dentro de la colonia no hay. 

Denisse Ortega Leal, maestra en planificación y desarrollo urbano, dice que en los diagnósticos que se han realizado en la zona periurbana suroriente se encuentra que en cuestión de equipamiento las grandes carencias son la suficiente cobertura educativa, los centros de salud y los espacios de recreación. 

Agrega que en cuanto a parques y áreas verdes, la zona aparentemente está dotada de esos espacios, sin embargo, en la realidad se observa que están desatendidos o no se han desarrollado. 

De acuerdo con la Radiografía Socioeconómica 2022 del Instituto Municipal de Investigación y Planeación (IMIP), en la zona periurbana del suroriente hay 6.8 metros cuadrados de áreas verdes por habitante, menos de la mitad de lo que tienen los habitantes del norte y centro de la ciudad. 

Cada año hay menos y peor transporte en el suroriente; ‘no podemos seguir viviendo así’

Tierra en disputa: vecinos luchan por conservar áreas de equipamiento 

De acuerdo con reportes periodísticos, en 2014 la Fiscalía General del Estado (FGE) abrió una carpeta de investigación por la venta ilegal de terrenos de la Carlos Castillo Peraza, destinados para el equipamiento educativo y áreas verdes por parte del Ayuntamiento de Juárez. 

La venta se habría realizado durante las administraciones de José Reyes Ferriz (2007-2010) y de Héctor Murguía Lardizábal (2010-2013). La denuncia fue interpuesta por los regidores del PAN, durante el gobierno de Enrique Serrano Escobar. 

Según la denuncia, la venta se realizó a través de la Dirección de Asentamientos Humanos, sin contar con la autorización del Cabildo. Los terrenos originalmente habían sido destinados para 19 áreas verdes y equipamiento que necesitaba la colonia. 

Según los reportes periodísticos, en esos terrenos se construyeron hasta 29 locales comerciales y solo cuatro viviendas. Casi 10 años después, en octubre de 2023, las vecinas y vecinos de la colonia estuvieron cerca de perder otros cuatro terrenos para equipamiento. 

De acuerdo con habitantes del fraccionamiento, la Dirección de Asentamientos Humanos, encabezada actualmente por Julio César de la Cruz Reyes, comenzó a autorizar la lotificación de los terrenos ubicados sobre la calle Soneto 156 para la edificación de viviendas. 

Brenda Montes y otros vecinos de la colonia acudieron a la Comisión Revisora de Enajenaciones Municipales para exponer el caso. El 27 de octubre, el Cabildo de Juárez ordenó detener la lotificación de los terrenos, ya que estaban catalogados como áreas verdes. 

Cabildo ordena detener venta de áreas verdes en colonia Carlos Castillo Peraza

Brenda Montes hace hincapié en que uno de los mayores déficits en la zona es el equipamiento para la recreación comunitaria, por lo que ella y un grupo de decenas de personas decidieron luchar por la conservación de los terrenos, rescatarlos e impulsar la creación de un parque. 

Entre octubre y noviembre de este año, los vecinos de la colonia decidieron delimitar uno de los cuatro terrenos, ubicado entre las calles Soneto 156 y José Márquez Monreal, con el propósito de que se construya un parque. 

Durante el ejercicio del Presupuesto Participativo del año 2022, las y los vecinos diseñaron un proyecto llamado ‘El Parque de las Aferradas’.

De acuerdo con Brenda, en un inicio, la Coordinación de Participación Ciudadana les informó que el proyecto había resultado ganador, sin embargo más tarde les notificaron que, por un error, no sería beneficiado con los recursos del Presupuesto Participativo. 

El coordinador de Participación Ciudadana, Sebastián Aguilera Brennes, firmó un compromiso con los habitantes de la colonia, en donde se estableció que se buscará la forma de financiar la construcción del parque que tanto ha esperado la comunidad. 

Habitantes de la Carlos Castillo se organizan para defender sus espacios públicos
Ante el déficit, se necesita una estrategia integral 

Abatir el desabasto de equipamiento público en la zona periurbana de Juárez es un gran reto, consideran las expertas en desarrollo urbano, Valeria Zorrilla Núñez y Denisse Ortega Leal.

Por un lado, Zorrilla Núñez considera que es necesaria una estrategia integral en donde participen diferentes esferas de gobierno. En segundo lugar, el Municipio tendría que adquirir tierra en donde se puedan llevar a cabo los equipamientos y cuidar la que tiene bajo su resguardo. 

“Creo que el primer paso que tendría que hacer el Municipio es ver dónde hay tierra vacante y que tengan una ubicación buena, porque para que el equipamiento tenga mayor servicio lo ideal es que no esté en la orilla”, considera. 

Video: ‘Respeten nuestro parque’, exigen en la colonia Carlos Castillo Peraza

Por otro lado, Ortega Leal opina que es necesario contener la dispersión urbana y limitar los nuevos desarrollos, tanto habitacionales como industriales. 

Agrega que también es necesario que el Municipio brinde certidumbre a la ciudadanía sobre la tierra de uso público, para que sepan que pueden impulsar su desarrollo a través de proyectos ciudadanos. 

“No hay certidumbre sobre la tenencia de la tierra, cuáles son los espacios públicos, es necesario tener un registro claro, porque la gente merece saber cuáles son los espacios públicos que se pueden mejorar”, concluye.