mayo 19, 2024
Investigaciones

Cada año hay menos y peor transporte en el suroriente; ‘no podemos seguir viviendo así’

La dispersión urbana en el suroriente ha ocasionado que a lo largo de los años la cobertura y calidad del transporte público disminuya. Cada año hay menos y peores camiones, mientras la población de Juárez crece y se concentra en ese sector del municipio. Las autoridades no han respondido a esta problemática, pues ni siquiera la primera ruta del BRT está en funcionamiento. 

Por Jonathan Álvarez / YoCiudadano

Ciudad Juárez, Chihuahua.— En el año 2000, cuando comenzaron a conformarse núcleos urbanos en el suroriente de Ciudad Juárez, sus habitantes contaban con casi 500 unidades de transporte colectivo de diferentes concesionarios a su servicio. 

En las últimas décadas, autoridades estatales han permitido que la calidad y cantidad del transporte público en esta zona de la ciudad se haya deteriorado. De acuerdo con datos oficiales, el número de unidades que presta servicio en la actualidad no alcanza ni la mitad de las unidades que circulaban hace 20 años. 

Hoy solo existen 224 unidades en circulación para esta área de la ciudad, que representa el mayor grueso poblacional de Ciudad Juárez. Los datos del Instituto Nacional de Geografía y Estadística (INEGI) indican que el suroriente tiene la mayor densidad poblacional de la ciudad. 

Actualmente, el suroriente es habitado por más de 295 mil 788 personas, en conjuntos habitacionales que van desde Riberas del Bravo hasta el fraccionamiento Roma, en donde se pierde la mancha urbana. 

Lo anterior quiere decir que hay una unidad de transporte colectivo en circulación por cada 1,320 habitantes del suroriente. Aunque no se sabe con exactitud el número de usuarios totales de transporte, sí se conoce la ineficiencia con la que operan esas 224 unidades, de acuerdo con testimonios, datos oficiales de la oficina de Transporte y estudios del Instituto Municipal de Investigación y Planeación (IMIP). 

El Diagnóstico de la Zona Periurbana de Ciudad Juárez publicado por el IMIP en 2018 concluye que entre las principales problemáticas de las ciudades dispersas, en términos de movilidad urbana, están el incremento de distancias y la incentivación del automóvil privado, por lo que el transporte público es uno de los aspectos más importantes que deben de cuidar los gobiernos.  

El estudio determinó que las condiciones de transporte público en el suroriente no son óptimas, a pesar de que es el medio de transporte diario que más se utiliza en la zona periurbana.

“La localización y formas de la zona periurbana afecta directamente a la cobertura del servicio de transporte colectivo de pasajeros, su ubicación en la periferia y la conformación dispersa y desconectada de los desarrollos de vivienda, son factores que inciden en la baja calidad en la prestación del servicio”, refiere el documento elaborado por el IMIP. 

Los grandes intervalos de paso, los trayectos arbitrarios que hacen los camiones de transporte y la poca calidad del servicio son consecuencia de la dispersión de los desarrollos habitacionales, asegura el IMIP. 

El mismo estudio encontró que el 58 por ciento de los habitantes de la zona periurbana dice que ninguna línea de transporte público pasa por su fraccionamiento, hecho que requiere una atención inmediata, según el Instituto. 

Además, el 86 por ciento de los usuarios de transporte público en esa zona consideró que no existe infraestructura en paradas de transporte público, por lo que el arribo y descenso de las unidades se hace de manera arbitraria. 

Por todo lo anterior, el IMIP recomienda incrementar las densidades de población y contener su dispersión, así como privilegiar los medios de transporte colectivos y no motorizados. 

Quitan candados a construcción de casas en el suroriente… sin dictámenes de transporte público 

Las causas de la dispersión urbana y las afectaciones a la movilidad por la mala cobertura de transporte público en la zona periurbana quedaron asentadas en otro instrumento emitido en 2019 por la Dirección de Desarrollo Urbano municipal: el “Polígono de actuación ‘Talamás’ para vivienda nueva en la zona periurbana suroriente”. 

El Polígono de Actuación recogía los hallazgos del Diagnóstico de la Zona Periurbana realizado un año antes por el IMIP y condicionaba la construcción de vivienda nueva en el suroriente a que se contara con los estudios de viabilidad “garantizando que no generarán dispersión, y déficit en infraestructura y servicios”.  

El instrumento obligaba a que, previo a la construcción de nuevos desarrollos, se contara con una opinión favorable o dictamen de factibilidad emitido por la Dirección de Transporte para garantizar que se contaría con la cobertura suficiente para los nuevos residentes. 

Sin embargo, en diciembre de 2022 el Cabildo aprobó derogar el ‘Polígono de Actuación’, abriendo la posibilidad de construir nuevos desarrollos inmobiliarios en el suroriente de la ciudad. 

En la discusión de la sesión celebrada el 14 de diciembre, algunos regidores solicitaron que, aunque se revocara el instrumento, se mantuvieran los dictámenes de factibilidad de cobertura de transporte público y de infraestructura educativa. 

El presidente municipal, Cruz Pérez Cuéllar, se pronunció en contra de esta petición, argumentando ser una medida injusta para los constructores:

“¿Por qué solo a los que van a desarrollar ahí les vamos a pedir un dictamen de transporte y educación? y ¿por qué no a los que van a desarrollar en Valle del Sol o en el centro de la ciudad? Esa tendría que ser una reforma reglamentaria. Estaríamos en un tema de absoluta injusticia”, declaró Cruz Pérez Cuéllar en ese momento. 

Es así como regidores y el alcalde aprobaron hacer a un lado todas las recomendaciones y lineamientos expresados en el documento del ‘Polígono de Actuación’. 

Denisse Ortega, maestra en Desarrollo Urbano e integrante de Red de Vecinos de Juárez, opina que es necesario seguir el tipo de planeación DOT (Desarrollo Orientado al Transporte), el cual consiste en planear la cobertura eficaz del transporte público antes de llevar a cabo los desarrollos habitacionales. 

Sin embargo, añade, en Juárez se ha hecho exactamente lo contrario. Los gobiernos permiten que los constructores expandan sus fraccionamientos a las afueras de la ciudad y después se busca cómo paliar las problemáticas de servicios públicos. 

“Esto ocasiona muchos problemas. Entre ellos, el aumento de las brechas socioespaciales. Esa zona, por estar densamente poblada, debería tener prioridad para que puedan acceder a estructuras de oportunidades”, explica. 

Denisse añade que el transporte público es la columna vertebral para la disminución de brechas de las personas que viven muy lejos de las estructuras de oportunidad, es decir, de los centros administrativos, instituciones, comercios, centros de salud, centros educativos y recreativos. 

Vecinos del suroriente piden más y mejor transporte público

“Les puedo asegurar a nombre de su gobernadora, que vamos a hacer el mejor sistema de transporte público en Ciudad Juárez de toda su historia”

Esas fueron las palabras de César Jáuregui Moreno, exsecretario general de Gobierno del estado durante su participación en la audiencia pública sobre transporte, el pasado 14 de octubre de 2022. Hoy César Jáuregui no se ocupa más de los asuntos de transporte público, pues se desempeña como Fiscal General del Estado de Chihuahua. 

Para Marcela Armendáriz, habitante del suroriente, el discurso del exsecretario general de gobierno quedó en el aire, pues desde entonces no ha visto avance alguno en el mejoramiento del transporte. 

Marcela cuenta que el transporte en el suroriente presenta un sinfín de irregularidades. Ella considera que poblaciones como adultos mayores y niños son los más afectados, pues es común que el camión no se detenga cuando quieren subir. 

La falta de camiones hace que los pocos que circulan estén repletos de personas, poniendo en riesgo a los mismos usuarios. La Secretaría General de Gobierno contestó no tener control o registro de los aforos permitidos en los camiones. 

“No hay monitoreo regular del aforo dentro de las unidades, debido a la complejidad y costo para llevarlo a cabo con regularidad”, respondió la Secretaría en una solicitud de información, por lo que el número de pasajeros que llevan los camiones queda a juicio de los choferes.

La secretaría asegura que en el suroriente la frecuencia con la que pasan los camiones es de siete a 30 minutos, cifras que están alejadas de la realidad, de acuerdo con el testimonio de los usuarios quienes esperan hasta una por un camión.

Sandra Leyva es una joven usuaria de transporte público y habitante del suroriente. Ella señala que el camión que la lleva a su colonia tiene horarios muy limitados y con tiempos de espera prolongados. 

Los horarios de atención reportados por la secretaría están un poco más apegados a la realidad, pues las líneas Juárez Zaragoza y Valle de Juárez tienen su último recorrido antes de las 6:00 de la tarde. Las líneas que extienden más sus horarios, son la ruta 1A Express y Tierra Nueva, pues su último recorrido es entre 7:30 y 8:10 de la noche. 

Ambas habitantes del suroriente urgen a las autoridades estatales a atender los problemas de movilidad en aquella zona de la ciudad:

“Somos seres humanos y necesitamos mejor transporte (…) no podemos seguir viviendo así, en el olvido, es indignante el transporte que tenemos”, concluye Marcela.

 

Cada vez menos y peores camiones

El servicio de transporte público colectivo en el suroriente de la ciudad funciona hoy con tan solo 224 unidades en circulación de diferentes líneas de transporte, un 44 por ciento menos que hace 20 años. 

Para el año 2005 había 526 unidades en circulación. El descenso fue gradual en los siguientes quinquenios, mientras que los desarrollos habitacionales, y por ende la población que habita la zona, se multiplicaban. 

Actualmente, la línea de transporte público que tiene más déficit de camiones en circulación es la Juárez Zaragoza. De acuerdo con la información oficial, esta línea tiene 62 camiones sin prestar servicio de las 94 concesiones vigentes. 

La línea Valle de Juárez cuenta con 58 concesiones disponibles, de las cuales 17 se encuentran sin prestar el servicio. 

La Ruta Universitaria, cuyo recorrido abarca desde Ciudad Universitaria hasta el centro de Juárez, tiene 40 unidades registradas, pero 17 de ellas están fuera de circulación. 

La línea 1 ‘A’ y 1 ‘B’ son las que tienen más concesiones registradas, 141 en total. Sin embargo, 42 camiones no prestan el servicio a los habitantes del suroriente. 

La línea Tierra Nueva comenzó a circular nuevamente después de que la línea del BRT 1 dejara de funcionar. Actualmente tiene 61 camiones registrados, pero 24 están fuera de circulación. 

A lo largo de dos décadas ha cambiado el número en la flota de cada una de las líneas, todas en descenso, pero lo único que no ha cambiado es el año y modelo de las unidades. 

De acuerdo con la Secretaría General de Gobierno, los modelos de las unidades que actualmente se encuentran en circulación en el suroriente van desde el año 2001 a 2005, por lo que ninguna concesionaria cumple con el año y modelo que marca la Ley de Transporte del Estado de Chihuahua. 

La ley indica que la antigüedad máxima para los camiones de transporte masivo será de 15 años, mientras que los colectivos urbanos no deberán superar los 10 años. 

Desde contaminación hasta conducción peligrosa: las denuncias de los ciudadanos del suroriente 

De enero a noviembre de 2022, los ciudadanos del suroriente levantaron 31 quejas contra el servicio de transporte colectivo. Las quejas son variadas, pero destacan aquellas interpuestas por conducción peligrosa por parte de los choferes de ruta. Asimismo, son comunes las quejas por no circular por la ruta establecida, ni respetar las paradas de transporte público. 

También fueron presentadas quejas por no respetar el horario, conducción a exceso de velocidad, contaminar el medioambiente y no portar la licencia correspondiente. Las personas también han denunciado maltrato por parte de los choferes de los camiones, así como caídas por imprudencias al conducir. 

Los inspectores de transporte público en la ciudad son muy limitados. La oficina de Transporte señala que solo hay 16 inspectores para toda la ciudad. 

Los usuarios de transporte público pueden hacer denuncias por irregularidades detectadas durante el trayecto a los números del Área de Inspección (656) 6293333 y (656) 6293300 extensión 55415. 

La problemática de la falta de más y mejor transporte público en el suroriente parece no tener fin. Las autoridades del Estado apuestan por echar a andar las rutas troncales de transporte semimasivo, BRT I y II. 

Hasta el momento solo funciona la línea II, todavía en su fase preoperativa, la cual no pasa por el suroriente, en tanto que la línea I se encuentra en el abandono.

Mientras los habitantes del suroriente padecen las consecuencias de una ciudad no planificada en cuanto a servicios públicos, la gobernadora del estado, María Eugenia Campos Galván, ha puesto en el debate el aumento a la tarifa, con la que esperan, los concesionarios mejores las condiciones.