julio 19, 2024
Soluciones

Así fue como el CBTis 270 consiguió vialidades dignas para su comunidad

Tras más de una década de gestiones, la comunidad educativa del CBTIS 270, en el suroriente de Ciudad Juárez, encontró en la participación ciudadana la vía para mejorar el entorno de su comunidad. Ahora, ya con experiencia en el uso del Presupuesto Participativo, buscan áreas verdes y de descanso para afianzar la infraestructura de la zona. 

Por Jonathan Álvarez y Miguel Silerio / YoCiudadano

Ciudad Juárez, Chihuahua.— A través de la organización comunitaria y la participación ciudadana, la comunidad educativa del Centro de Bachillerato Tecnológico Industrial y de Servicios (CBTis) #270 alcanzó una de sus principales exigencias durante la última década: la construcción de accesos dignos para entrar y salir del plantel.

Ubicado en el suroriente de Ciudad Juárez, una zona con alto rezago en términos de infraestructura y servicios públicos, el CBTis 270 es resultado de la estrategia federal ‘Todos Somos Juárez’, instrumentada en 2010, durante la época de mayor violencia en la ciudad. Su creación se enmarca en el Compromiso 102, junto a la construcción de otros cuatro planteles de educación técnica al norte y sur de la ciudad, en zonas alejadas de la mancha urbana.

Sin embargo, hasta 2023 la infraestructura aledaña al CBTis estuvo prácticamente en el abandono: falta de pavimentación, banquetas, alumbrado público, señalamientos viales e infraestructura hidráulica. Alrededor, extensas terracerías convertidas en basureros clandestinos, llenos de residuos comunes, escombro y llantas.

En ocasiones el plantel ha tenido que suspender clases debido a inundaciones de aguas negras. Durante la época de lluvias, las zonas arenosas del suroriente se convierten en un pantano que dificulta el tránsito de peatones, automóviles y camiones.

Se trata, además, de una zona con una pobre cobertura de transporte público, por lo que es común que la gente se traslade caminando, en bicicleta o en vehículos particulares.

Los accidentes viales en los alrededores del plantel han trastocado a la comunidad estudiantil, como en 2019, cuando un auto arrolló a un grupo de estudiantes en el bulevar Manuel Talamás Camandari y acabó con la vida de Kevin, un joven de 16 años.

Calle Soneto 156, previo a la pavimentación / Foto: Favia Lucero

De acuerdo con personal del plantel, además, estudiantes del plantel han sido víctimas de la delincuencia al transitar por el sector. En promedio, aseguran, se registran entre 5 y 6 incidentes delictivos contra estudiantes cada año.

Es en esta zona de la ciudad donde prevalece una mayor sensación de inseguridad en la población, de acuerdo con la encuesta de percepción ciudadana del sistema de indicadores Así Estamos Juárez, pues el 61.7 por ciento de las personas encuestadas dijo sentirse algo o muy insegura.

Según datos del Fideicomiso para la Competitividad y Seguridad Ciudadana (FICOSEC), entre 2019 y 2022 los delitos sexuales, homicidios dolosos, lesiones dolosas, robos a casa habitación, a negocio, a transeúnte, de vehículo y la violencia familiar aumentaron un 38.93% en 15 colonias del suroriente.

Ante las condiciones indignas de la infraestructura aledaña al plantel, durante más de una década personal docente y administrativo del CBTis 270 gestionó ante las autoridades la realización de las obras correspondientes.

Pasaron cinco administraciones municipales y mismo número de alcaldes —Héctor Murguía Lardizábal, Enrique Serrano Escobar, Javier González Mocken, Armando Cabada Alvídrez y Cruz Pérez Cuéllar—, para que finalmente se atendiera la situación. Las constantes cartas y oficios finalmente dieron fruto y un instrumento de participación ciudadana abrió la puerta a mayores posibilidades de mejora.

Presupuesto Participativo: una nueva oportunidad

Cuando la maestra Alva Sánchez Hernández llegó a la jefatura de Vinculación del CBTis 270 retomó las solicitudes de pavimentación que se habían prolongado por más de una década.

La maestra daba clases de matemáticas y por su aula pasaron varias generaciones de estudiantes que batallaron para llegar al plantel educativo, ya sea por inundaciones de lluvia, aguas negras y las tolvaneras generadas por la arena.

Alva llegó al área de Vinculación en 2021 y en menos de un año llegó a mandar hasta tres oficios en donde se solicitaba la pavimentación de la avenida Lote Bravo y la calle Soneto 156. En octubre de ese año, obtuvo respuesta por parte de la Dirección de Obras Públicas, en donde se le informó que había un proyecto ejecutivo de pavimentación para la avenida Lote Bravo. Sin embargo, la calle Soneto 156, el otro acceso a la escuela, no estaba contemplada.

En enero de 2022, la maestra fue invitada por Red de Vecinos de Juárez a formar parte de un Seminario de Participación Ciudadana, en el que conoció el mecanismo de participación ciudadana llamado Presupuesto Participativo.

“Yo antes de haber estado en el seminario, nunca había escuchado hablar del Presupuesto Participativo (…) en el seminario me explicaron qué es lo que había que hacer, cómo llenar los formatos. Parece que es muy difícil pero en realidad no lo es”, recuerda.

Aún con las restricciones de la pandemia, a distancia, Alva y otro grupo de ciudadanos del suroriente comenzaron a diseñar diversos proyectos para ese sector de la ciudad.

Foto: Favia Lucero

Con una nueva oportunidad en puerta, la maestra y quienes la acompañaban no dudaron en hacer dos proyectos: uno para la calle Soneto 156 y otro para la Lote Bravo, pero este último no era viable financieramente pues rebasaba el techo presupuestal permitido.

En ese momento habían pasado 11 años de negativas por parte del gobierno, pero Alva no dudó en impulsar los proyectos por medio del Presupuesto Participativo e involucrar a estudiantes, docentes, administrativos, padres de familia y vecinos del sector.

Ese mismo año, se integró al CBTis 270 el profesor César Iván Monárrez Soto como personal administrativo. César, consciente de la problemática, apoyó a la maestra Alva en todo el proceso de corroboración de la información antes de que los proyectos fueran presentados ante la autoridad municipal.

En un principio se pensó que el proyecto podía ir presentando a nombre de los directivos del plantel, pero la convocatoria del Presupuesto Participativo exigía que quien debía firmar tenía que ser habitante del polígono en donde se llevaría a cabo el proyecto.

Iván era habitante de Parajes de San Isidro, pero su credencial de elector aún tenía otra dirección, por lo que no podía firmar. El documento terminó siendo firmado por su mamá, la señora María de Jesús Soto Hernández, habitante del mismo fraccionamiento.

Del escepticismo a la acción en comunidad 

El primer reto, relata Iván, fue encontrar a estudiantes que quisieran apoyar en la recolección de firmas y difusión del proyecto. La labor de convencimiento se extendió hacia los vecinos y después hacia los padres de familia durante la entrega de boletas.

“Muchos papás decían que no se iban a tomar el tiempo de ir, porque pensaban que no iban a hacer la pavimentación. Entonces (el reto) fue motivar a los papás, motivar a los alumnos. En realidad teníamos el apoyo solo de 20 papás”, relata Iván.

La convocatoria del Presupuesto Participativo exigía al menos 50 firmas de respaldo, por lo que el involucramiento de toda la comunidad educativa de la escuela era muy importante. En el proceso participaron más de 60 estudiantes, recuerda Iván.

Andrea Aguilar, ahora estudiante de sexto semestre, fue una de las que participaron en la colecta del apoyo ciudadano. La alumna trabajó de la mano con su mamá en una estrategia territorial para recolectar firmas vecinales, ya que ambas son habitantes de Parajes de San Isidro.

Andrea recuerda que a ella y a más de 60 estudiantes les invitaron a participar en la colecta de firmas. En un principio se sentía escéptica, pues ella conocía más que nadie los problemas que ocasionaba el caminar en el lodo, la arena suelta, la basura y en calles oscuras, sin que hasta ese momento a alguna autoridad le interesara resolver la problemática.

Andrea concuerda en que los vecinos de su fraccionamiento tenían una opinión similar. “De hecho mi mamá y mi papá pensaban que no se iba a hacer nada, pero aún así me ayudaron a platicar con los vecinos. Me soltaban las credenciales con miedo de que hiciéramos otra cosa con ellas”, cuenta.

Las firmas y la redacción del proyecto de pavimentación de la calle Soneto 156 logró llevarse a cabo sin contratiempos, menciona Alva Sánchez. A pesar del escepticismo de algunos, la propuesta fue entregada a las autoridades municipales.

Alva reconoce que, tomando en cuenta la población estudiantil de más de 3 mil 800 estudiantes, la participación fue poca, pero suficiente.

Pavimentación de avenida Lote Bravo / Foto: Favia Lucero

El proyecto fue dictaminado por el Consejo de Participación Ciudadana como viable técnica, jurídica y financieramente posible, por lo que estaba listo para ser sometido a consulta pública dentro del polígono número cinco, una de las seis zonas en las que había sido dividido el municipio de Juárez.

La jornada de votaciones se llevó a cabo el 10 de julio de 2022. Al final del día, el proyecto con el folio 53, llamado ‘Pavimentación con concreto hidráulico con luminaria y banqueta de la calle Soneto 156’, se posicionó como el tercero más votado del polígono cinco.

Al día siguiente se informó de manera oficial que el proyecto impulsado por la comunidad del CBTis 270 había obtenido mil 193 votos.

El 11 de julio, el alcalde de Juárez, Cruz Pérez Cuéllar, informó en una conferencia de prensa los resultados de la jornada de votaciones. En esa misma conferencia dio una noticia que Alva, Iván y Andrea no se esperaban: la avenida Lote Bravo también sería pavimentada.

Tras más de una década, logran accesos dignos al plantel 

El lunes 11 de julio de 2022, Iván se encontraba en una reunión de academia. Mientras comía en la sala de maestros con sus compañeros, recibió una llamada. Era la maestra Alva.

‘Rey, nos autorizaron la calle, pero también hay una segunda calle, la de enfrente (Lote Bravo)’; le dije, felicidades, jefa, lo logramos. Cuando me hicieron la llamada la verdad lo grité”, recuerda Iván.

Luego de 11 años, la comunidad del CBTis, con el apoyo de varios vecinos del sector, logró uno de los cambios más importantes en su entorno, pues dos grandes vialidades serían pavimentadas, tendrían pozos de absorción, banquetas y alumbrado público.

Una se llevaría a cabo con recursos del Presupuesto Participativo y la otra con recursos del Fondo para el Desarrollo Socioeconómico Municipal (FODESM). Ambas, resultado de la participación y organización comunitaria.

Pavimentación de calle Soneto 156 / Foto: Jonathan Álvarez

Andrea se enteró de la noticia a través de las redes sociales, mientras ella y su familia veían una película. “Yo estaba en el celular, entonces lo vi y grité, le dije a mi mamá ‘¡se logró, sí se pudo hacer la carretera!’, entonces ella también gritó”, recuerda.

Para Alva la noticia fue muy gratificante y el resultado no hizo más que motivarla para seguir adelante por más proyectos que mejoren al CBTis 270, su entorno y la comunidad del suroriente. “Me sentí muy contenta y decir que contribuí para que se lograra la pavimentación mucho más”.

La pavimentación de la calle Soneto 156, desde el tramo de la calle Puerto Tarento hasta la avenida Lote Bravo, inició en diciembre de 2022 y actualmente continúa en ejecución. La pavimentación de la avenida Lote Bravo se entregó en febrero de este año.

“Llega un punto en el creemos que solo podemos ayudar a nuestros chicos, que todo lo que se puede trabajar es de la puerta para dentro, pero luego te das cuenta que dicen ‘fue el CBTis 270 que nos invitó, nos motivó’. La escuela dejó eso de ‘la puerta para dentro’ para abrir sus puertas y salir (a la comunidad)”, reflexiona Iván.

Resultados incrementaron la participación 

Ahora con la pavimentación de la avenida Lote Bravo terminada y con los avances que se han realizado en la calle Soneto 156, toda la comunidad del CBTis 270, así como los vecinos, se encuentra motivada.

Aunque ahora el acceso principal incluye más de 21 mil metros cuadrados de pavimentación a base de concreto asfáltico, banquetas de tres metros de ancho, alumbrado público y un camellón central, el entorno puede seguir mejorando, concuerdan Alva, Iván y Andrea.

La comunidad estudiantil elaboró tres proyectos para el ejercicio del Presupuesto Participativo 2023. Los primeros dos consisten en instalar jardines de lluvia y áreas de descanso a lo largo de todo el camellón de la Lote Bravo. El tercero, en repavimentar otro tramo de la calle Soneto 156.

Iván relata que la participación de la comunidad para la elaboración de los tres proyectos fue mucho mayor que el año pasado, pues había estudiantes que lograron recabar hasta 50 firmas por su cuenta.

Foto: Jonathan Álvarez

“Las calles nos dan visibilidad, pero también nos están formando, nos están diciendo que tenemos que seguir trabajando, no solo por los alumnos, sino por su comunidad”, asegura Iván.

Iván recomienda aprovechar las oportunidades, tomar la iniciativa, visitar a los vecinos y plantearles que hay solución a las problemáticas comunitarias. Añade que las asociaciones civiles que trabajan en temas de participación ciudadana pueden ser guía, ya que los acompañarán en todo el proceso.

La maestra Alva espera que durante la fase de consulta pública, el número de votantes incremente en comparación con el año pasado.

“Nuestros papás, nuestros chicos y los vecinos ya vieron el cambio, porque sí se están haciendo las cosas. Entonces este año no solo esperamos mil votos, esperamos muchos más, porque somos una población de casi 4 mil alumnos”, comenta la maestra.

Andrea está por concluir sus estudios de preparatoria pero dejará ese legado de participación y organización comunitaria que brindó accesos dignos al CBTis 270:

“Yo les aconsejo que luchen ante todo, no dejarse caer y al momento de que alguien les diga que no, no rendirse porque sí puede haber un gran cambio”.

Paso a paso 

Enero de 2022: La maestra Alva es invitada al Seminario de Participación Ciudadana impartido por Red de Vecinos de Juárez. Ahí conoce el Presupuesto Participativo y comienza a diseñar los proyectos para la calle Soneto 156 y Lote Bravo.

Abril de 2022: Alva, Iván y Andrea se organizan para conseguir las firmas requeridas. En el proceso participaron docentes, administrativos y 60 estudiantes.

11 de abril de 2022: El proyecto con folio 53, llamado ‘Pavimentación con concreto hidráulico con luminaria y banqueta de la C. Soneto 156’, es registrado oficialmente. El proyecto de la Lote Bravo no se puede llevar a cabo pues rebasa el techo presupuestal del Presupuesto Participativo.

18 de mayo de 2022: Se notifica que el proyecto es viable técnica, jurídica y financieramente para ser sometido a consulta pública.

29 de junio de 2022: Se lanza la convocatoria de la jornada de votaciones del Presupuesto Participativo 2022, organizada por el Instituto Estatal Electoral (IEE).

29 de junio al 09 de julio de 2022: La comunidad del CBTis 270 difunde el proyecto, se hacen juntas vecinales, en entrega de boletas y grupos de WhatsApp.

10 de julio de 2022: Estudiantes invitan a sus padres, vecinos y amigos a votar por el proyecto de la Soneto 156.

11 de julio de 2022: Se anuncia que el proyecto con folio 53 es ganador. El proyecto obtuvo más de mil votos. Ese mismo día el alcalde anunció que la avenida Lote Bravo también sería pavimentada.

10 de agosto de 2022: Inician las obras de corte y preparación de terracería de la Lote Bravo. Se invierten más de 34 millones de pesos.

Diciembre de 2022: Inician obras de pavimentación de la Soneto 156, con un techo presupuestal de 5 millones de pesos.

Febrero de 2023: Pavimentación de Lote Bravo es entregada, incluye pozos de absorción, luminarias, banquetas y camellón.

Marzo de 2023: Comunidad del CBTis 270 impulsa nuevos proyectos de infraestructura verde para la Lote Bravo.