mayo 26, 2024
Soluciones

Che Guevara y Kilómetro 5: dos colonias unidas por la rehabilitación de su parque

Las colonias Che Guevara y Kilómetro 5 llevan más de 30 años unidas por un parque que históricamente había carecido de inversión pública. Tras varias gestiones e intentos frustrados, vecinas encontraron en el Presupuesto Participativo una herramienta ciudadana para rehabilitar el parque y dignificar el espacio público. 

Por Favia Lucero y Abraham Rubio / YoCiudadano

Ciudad Juárez, Chihuahua.— Cerca del centro geográfico de la ciudad hay un parque que desde su inauguración, hace más de 30 años, ha unido a las personas que habitan dos colonias: la Che Guevara y la Kilómetro 5. El aprecio que le tienen a este espacio las ha motivado a gestionar diversos proyectos a lo largo de décadas.

El parque colinda con la calle Mesa del Huracán, que divide a las dos colonias. Y aunque está dentro del territorio de la Kilómetro 5, sus habitantes lo ven como un punto de encuentro, más que como una división. Por eso el parque lleva el nombre de ambas colonias. 

Actualmente, las señoras Graciela Sandoval Carrillo, vecina de la colonia Che Guevara, y Martha Belem Caldera Juárez, de la Kilómetro 5, son quienes han promovido entre sus vecinos la rehabilitación del parque.

Graciela llegó a la Che Guevara hace 30 años, cinco después de que naciera Martha, quien toda su vida ha habitado en la colonia vecina. 

“Comunitariamente tengo trabajando tres años, el tiempo que falleció mi papá. Empezamos por eso, por seguir algo que mi papá hacía desde hace tiempo. Fue cuando empecé a convivir con la señora Graciela. Ella es la que me guía ahora”, dice Martha. 

El padre de Martha, José Guadalupe Caldera Carrasco, era un líder comunitario en ambas colonias. Si alguien necesitaba apoyo, él conseguía despensas, calentones, cobijas, lo que fuera necesario. 

Graciela se unió más tarde al grupo de vecinos, en 2012, cuando comenzaba a ceder la violencia de la llamada ‘guerra contra el narco’ emprendida por el expresidente Felipe Calderón. “Me incorporé al parque porque después de la violencia este parque quedó abandonado”. 

Por ese mismo año, Graciela se integró al proyecto Red de Vecinos de Juárez, de la organización civil Plan Estratégico de Juárez, y comenzó a informarse sobre nuevas maneras de gestionar apoyos públicos para mejorar el parque, que para entonces parecía un terreno baldío. 

“Entre nosotros empezamos a limpiar porque Servicios Públicos no tenía presupuesto, no venían. Y empezamos reactivándonos, a ir a reuniones con regidores. Nos pusieron agua y (la dirección de) Parques y Jardines venía por la basura. No nos ayudaban a limpiar, pero se la llevaban”, recuerda Graciela. 

Los vecinos de ambas colonias trabajaron unidos y poco a poco lograron mejorar el espacio, pero faltaba hacer más. Por ello, en 2016, con el apoyo de Red de Vecinos y la asociación Juárez Limpio, participaron en una convocatoria del Consulado Americano y ganaron un proyecto que incluía el sistema de riego. 

“¿Te acuerdas, que la vecina tenía una troquita y llenábamos los tambos de agua y nos íbamos así arriba de la troca, regando los árboles? Es que estaba grande el parque”, le pregunta entre risas Graciela a Martha, al recordar cómo le hacían antes de tener la infraestructura de riego. 

Además, les habilitaron unos baños y una pequeña bodega. A partir de ese punto, ellas consideran que el parque comenzó “a irse para arriba”. Se construyó una cancha de futbol rápido, además de las dos canchas de basquetbol que ya existían, agrega Martha. 

Dichas mejoras representaron un alivio para todas las familias de la zona, pues, al no contar con un espacio digno, tenían que caminar hasta 15 minutos para llegar al parque más cercano. No obstante, los habitantes de la Che Guevara y Kilómetro 5 sabían que necesitaban hacer más, que merecían un parque para que todas las personas pudieran disfrutarlo. Sus gestiones no terminaron ahí. 

Foto: Favia Lucero
Presupuesto participativo: el mecanismo clave 

La organización vecinal siempre ha sido la clave para las colonias Che Guevara y Kilómetro 5. De esa manera han cuidado del parque que las une. Pero los pocos beneficios que llegaron a obtener por parte del gobierno siempre fueron pocos o tardíos.

Graciela cuenta que la Dirección de Parques y Jardines ya había hecho un proyecto con estudiantes de la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez (UACJ) para hacer planos del parque, pero no se llevó a cabo. 

Por ello, cuando escuchó hablar del Presupuesto Participativo encontró la forma de poder ayudar a su colonia sin depender de la voluntad del gobierno en turno: la participación de la ciudadanía organizada llevaría al Parque Che Guevara – Kilómetro 5 los recursos que tanto tardaban en llegar.

Graciela relata que el primer paso fue acercarse, junto con Martha, a Red de Vecinos de Juárez para solicitar asesoría sobre cómo impulsar un proyecto de rehabilitación para el parque.

Ambas reconocen que la gestión fue sencilla debido a que la Red les acompañó durante todo el proceso, incluso les propuso ideas acerca de cómo podría quedar mejor la infraestructura, por lo cual no hubo ningún inconveniente durante el registro del proyecto de rehabilitación del parque.

Martha recuerda muy bien que, a pesar de las palabras de algunas personas escépticas (“¿Para qué lo metes? No les van a arreglar nada”), decidieron lanzarse a buscar el presupuesto para su parque. 

Conseguir las firmas fue sencillo, dice Martha. En dos días, fue tocando casa por casa para explicarles a sus vecinos y vecinas que el proyecto buscaba mejorar el parque comunal. Así lograron animar y convencer a los habitantes. 

Una vez aprobado y dictaminado, el proyecto entró en la etapa de la campaña previa a la votación, en la que deben tratar de visibilizar su proyecto para que la ciudadanía vote por sus proyectos.

Graciela y Martha recuerdan que recurrieron a publicaciones en Facebook, al volanteo y a pegar cartulinas por toda la colonia, pero el medio principal fue el convencimiento de los vecinos de forma personal, transmitiéndoles la idea que tenían para rehabilitar el parque.

Fue de boca a boca, de hablar con los vecinos, explicarles el número del proyecto; nos enfocamos a las iglesias, en las escuelas, con los vecinos líderes de las iglesias. En mi caso con el equipo del futbol, a otros equipos también y a mi familia”, explica Graciela. 

El día de la votación, recuerda Graciela, estuvieron invitando a la gente a votar por el proyecto de rehabilitación del parque: “Ándele, oiga, véngase, mire aquí en la escuela, véngase a votar y véngase a votar”, les decían. 

Tanto ella como Martha, estuvieron en la calle buscando el apoyo vecinal desde que abrieron las mesas de votación hasta que cerraron. 

Ese mismo día se dieron a conocer los ganadores. Martha cuenta que por un momento se sintió decepcionada porque pensó que el parque no había quedado entre los proyectos con más votos, hasta que Graciela le llamó para aclararlo todo: lo habían logrado, habían ganado con 255 votos. 

Ambas, emocionadas, gritando al teléfono, celebraron porque la rehabilitación del parque sí se llevaría a cabo. 

“Yo dije, ya ganando es una realidad que se va a hacer, se va a tardar a lo mejor, pero ya es una realidad que se va a hacer. Ahora sí es real: sí nos van a arreglar el parque. Al menos para mí fue bien emocionante cuando supe que sí habíamos ganado, que vimos todo el esfuerzo, los días que le dedicamos”, recuerda Graciela aún con emoción.

Foto: Favia Lucero

Los trabajos comenzaron a finales de abril de 2023, nueve meses después de la votación del Presupuesto Participativo. En el parque ya se pueden ver las paredes rehabilitadas (enjarradas y pintadas), los baños restaurados, las máquinas de ejercicio para adultos mayores, nueva vegetación (Pennisetum verde, palos verdes, Berberis y lantanas), un sistema de riego por goteo y piedras de colores en las jardineras. Están en proceso la construcción de dos domos y la instalación de pasto sintético en la cancha de futbol rápido.

A pesar de que aún no está listo y podría retrasarse la entrega por demoras en los envíos de material para terminar los domos, el parque es uno muy distinto al de hace unos meses. 

Sentada sobre una de las bancas, Graciela le pregunta a Martha si se imaginaba cómo iba a quedar.

Martha, quien desde niña vio el trabajo de su padre para cuidar el parque y ayudar a la comunidad, dice que esto ha superado sus expectativas.

“Yo lo único que pedía era que se viera bonito, limpio, pintado, que nos ayudaran con los jueguitos para los niños y las máquinas de ejercicio para adultos. Mi papá era un adulto mayor y venía a caminar al parque, entonces era lo que queríamos, que la gente mayor también pudiera salir y ahora que lo veo, está superando todo”.

La culminación de años de trabajo comunitario

Graciela recuerda lo difícil que fue insistir para bajar recursos o apoyos para el parque Che Guevara – Kilómetro 5. Por eso, el Presupuesto Participativo no solo la empoderó a ella al ver que sus proyectos comunitarios pueden llegar a algo tangible, sino que generó la unión de los vecinos y vecinas para apoyar proyectos que contribuyan al mejoramiento sus colonias.

Hoy, las dos colonias mantienen su compromiso con el parque. Diariamente acuden a limpiarlo y, aunque por el momento está cerrado al público, Martha y Graciela van constantemente a revisar cómo van los trabajos de rehabilitación. 

La obra “sí ha impactado, ha habido más comunicación, hemos convivido más con los vecinos, nos hemos empezado a conocer más y ellos nos ayudan a cuidar. Están diciendo ‘el parque es de nosotros’”, recalca la vecina de la Che Guevara. 

Foto: Favia Lucero

Ahora que ambas vecinas conocen el mecanismo, quieren aprovechar el Presupuesto Participativo para mejorar su comunidad. Aún faltan cosas por agregar al parque, dice Graciela, y para el siguiente año están preparando un proyecto más.

“Para mí está perfecto que se siga haciendo este ejercicio porque es la única manera con la que se puede lograr algo, con la participación ciudadana, porque antes que no había participación ciudadana, no había estos proyectos (…) No pensamos quedarnos así, vamos a seguir buscando más beneficios, tanto para el parque como para las colonias”. 

Esperan que las obras concluyan en junio para que el parque vuelva a ser usado por los equipos deportivos de niñas, niños, jóvenes y adultos que entrenaban ahí, así como por la iglesia de la zona, que lo utilizaba para realizar kermeses. 

“Siempre estuvo la comunidad vecinal tratando de recuperar el espacio, por eso ahorita es como la culminación: hay gente que ya no está, que no alcanzó a verlo cómo va a quedar. Esto para nosotros es la culminación”.

Paso a paso:

2012: Graciela comienza a involucrarse en la rehabilitación del parque Che Guevara – Kilómetro 5 asesorada por la Red de Vecinos de Juárez. 

2016: Vecinos ganan un proyecto del Consulado Americano para la instalación del sistema de riego en el parque. 

Abril de 2022: Las vecinas se enteran de la convocatoria del Presupuesto Participativo 2022.

Principios Mayo 2022: Inician con la recolección de firmas para hacer la solicitud del proyecto. 

11 de abril de 2022: Entregan firmas y proyecto al Municipio al cierre de la convocatoria del Presupuesto Participativo.

22 de junio de 2022: Vecinas son notificadas de que su proyecto fue dictaminado y aprobado para pasar a la votación.

29 de junio de 2022: Municipio lanza convocatoria de la jornada de votaciones. 

3 de julio de 2022: Inician campaña de promoción del proyecto 241 entre la comunidad. 

10 de julio de 2022: Votación de Presupuesto Participativo 2022. Vecinas llaman a la ciudadanía a votar por el proyecto 241. 

11 de julio de 2022: Se publican los resultados de las votaciones. El proyecto obtiene 255 votos y es seleccionado. 

Mayo de 2023: Comienzan las obras de rehabilitación del Parque Che Guevara – Kilómetro 5.