junio 25, 2024
Sociedad

A 9 meses de tragedia migrante, exigen justicia y reparación del daño para las víctimas

En el marco del Día Internacional de las Personas Migrantes, personas en movilidad y familiares de las víctimas del trágico incendio en la estación migratoria del INM, exigieron al Estado Mexicano justicia y reparación del daño para todas las personas afectadas.

Por Abraham Rubio / YoCiudadano 

Ciudad Juárez, Chihuahua.— Sobrevivientes y familiares de los fallecidos el 27 de marzo en el incendio de la estancia migratoria del Instituto Nacional de Migración (INM) en Ciudad Juárez exigieron al gobierno mexicano el esclarecimiento de la tragedia, una reparación integral del daño y justicia, más allá de la compensación económica a las víctimas.

Durante la Día Internacional de las Personas Migrantes, y a casi nueve meses de la tragedia migrante donde fallecieron 40 personas migrantes y 27 más salieron lesionadas, las personas en situación de movilidad exigieron a las autoridades no apostar al olvido y pidieron justicia por los miles de migrantes que han fallecido en territorio mexicano en su tránsito por el país.

Lydia, familiar de uno de los fallecidos, solicitó al gobierno de México justicia para que ninguna de las muertes de la tragedia migrante quede en el olvido, en impunidad, debido al dolor tan grande que ha generado en sus familias, quienes en algunos casos dependían económicamente de las víctimas.  

“Nos han destrozado la vida desde el día 27 de este año: acabaron con uno de nuestros familiares de los cuales, hoy es la primera navidad que pasamos sin él”.

Rubelsy Pérez, sobreviviente del incendio, recordó aquel día y las secuelas que aquel evento dejó en su vida, ante lo cual exigió una reparación del daño integral para ellos y las víctimas indirectas:

“Las heridas físicas van sanando, mi salud está a un 30 por ciento, pero las heridas en el alma ¿quién o cómo las sano? Yo todavía me despierto a medianoche con el miedo a ser quemado vivo. No se trata solamente de una reparación justa del daño, sino restablecer la salud mental, y tener justicia”.

Delmis Jiménez, esposa de uno de los fallecidos, reiteró que a 9 meses del suceso no ha habido una respuesta ni justicia: “trunco los sueños de muchas familias por el cual muchos quedamos marcados para siempre”.

“Al señor presidente de México yo le exijo que, así como prometió que se haría justicia, que se haga, que se cumpla y que nosotros como familiares de las víctimas podamos ver que sí en verdad hay justicia”.

De acuerdo con organizaciones de la sociedad civil, por lo hechos del 27 de marzo de 2023  hay 11 imputados: dos personas migrantes, un guardia de seguridad privada y ocho funcionarios del Instituto Nacional de Migración.

Las organizaciones denunciaron que las autoridades mexicanas, entre las cuales están la Fiscalía General de la República (FGR) y la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas (CEAV), no han mostrado avances reales en el camino para garantizar el acceso a la justicia, la verdad y la reparación integral del daño, pese a la existencia de imputados, una denuncia, una recomendación de la CNDH, expedientes ante la CEAV, y un grupo de senadoras y senadores para dar seguimiento a estos hechos.

“Han pasado más de 266 días sin justicia ni reparación del daño y con el principal responsable, el comisionado del Instituto Nacional de Migración, Francisco Garduño, aún en funciones, pese a que fue vinculado a proceso”.

La asesora jurídica de Fundación Para la Justicia, Yesenia Valdés, dijo que espera que las autoridades mexicanas “decidan dar verdad, dar justicia, pero sobre todo dar reparación urgente a cada una de estas familias, no solamente a las que representan las organizaciones, sino las 40 familias y 27 lesionados”

“No se puede permitir que ni un migrante más muera en territorio mexicano a manos, sobre todo, de autoridades. Que a pesar de que pudiese decirse que fue un solo guardia el que no abrió las celdas, en realidad estábamos hablando de instalaciones que ,como bien dijo uno de los migrantes que ahora habló, no había con qué apagar el fuego, no había un solo extinguidor, no había una ventana por donde saliera, no eran instalaciones donde pudieran estar seres humanos; los migrantes tienen derecho a migrar no es un delito migrar, tiene derecho a desear una vida digna para ellos y sus familias”.