mayo 19, 2024
Investigaciones

Sin alumbrado ni vigilancia, violencia en el suroriente aumenta cada año

Las cifras de la Fiscalía General del Estado demuestran que, entre 2019 y 2022, los delitos sexuales, homicidios dolosos, lesiones dolosas, robos a casa habitación, a negocio, a transeúnte, de vehículo y la violencia familiar, aumentaron un 38.93 por ciento. 

Por Favia Lucero / YoCiudadano 

Ciudad Juárez, Chihuahua.– Cuando cae la tarde, la etapa dos del fraccionamiento Villas de Alcalá queda en completa oscuridad. Aunque hay luminarias públicas, llevan casi cuatro años apagadas. De repente se alcanzan a ver zonas iluminadas por los focos exteriores de las casas y una que otra persona caminando sobre los camellones llenos de arena.

El fraccionamiento está en el suroriente de la ciudad y la segunda etapa colinda con un terreno descampado. La carencia de alumbrado público, la lejanía con la mancha urbana y lo solitario que puede llegar a estar a las 7:00 de la noche, dan una sensación de inseguridad.

Durante el día es un poco distinto, pese a que las calles siguen un tanto vacías. Y es que en este fraccionamiento, como en la mayoría de esta zona de la ciudad, viven personas que trabajan en la industria maquiladora, con amplias jornadas laborales.

Reina Ramírez vive en la segunda etapa de Villas de Alcalá desde hace 10 años. Ella también trabaja en la maquila y, aunque su jornada termina cuando ya no hay luz, el camión de transporte de personal la deja en la puerta de su casa. No tener que caminar en la oscuridad le da alivio.

“Se robaron el transformador, lo reportamos y sí vino la Comisión (Federal de Electricidad), pero hasta ahí. No nos dieron seguimiento. Dijeron que sí iban a restaurar el servicio pero no lo hicieron”, dice. Para Reina, la falta de este servicio público es uno de los principales causantes de la inseguridad en Villas de Alcalá.

El Diagnóstico de la Zona Periurbana de Ciudad Juárez, creado por el Instituto Municipal de Investigación y Planeación (IMIP) en 2018 para analizar el contexto del suroriente de la ciudad y proponer recomendaciones a la vasta cantidad de problemáticas que viven diariamente las y los vecinos del sector, confirma que la percepción de inseguridad es colectiva. 

Como parte de la investigación que hizo el IMIP para el Diagnóstico, ese año se levantó una encuesta en la Zona Periurbana, que demostró que el 67.6% de las personas encuestadas han sentido miedo al transitar por su colonia. El espacio más inseguro son las calles, con el 37.7% de las menciones.

“Sí ha ocasionado que se metan a robar a las casas, que asalten a las personas que vienen del trabajo del segundo turno (de la maquila)” dice Reina refiriéndose a la falta del servicio de alumbrado público en el fraccionamiento.

El documento del IMIP señala que entre 2015 y 2018 incrementó la cantidad de delitos en la Zona Periurbana. En 2015, la Secretaría de Seguridad Pública Municipal (SSPM) registró 414 delitos; en 2016, 549; para 2017, 955; y para los primeros tres meses de 2018, 196.

En ese periodo se reportaron 31 tipos de delitos distintos, siendo estos cinco los de mayor incidencia: robo a casa habitación, con el 11.5%; asalto con arma de fuego, con 10.5%; robo a negocio, con 9.9%; homicidio con arma de fuego, con 7.7%, y otro tipo de robos con 7.7%.

Las colonias con mayor incidencia delictiva son Riberas del Bravo (116 delitos), Parajes del Sur (113) y Parajes de Oriente (100).

Final de la segunda etapa de Villas de Alcalá / Foto: Favia Lucero

Reina recuerda casos en los que vecinos han tenido que abandonar sus casas tras ser víctimas de robos. En ocasiones, dice, los delincuentes han ingresado a las viviendas cuando las familias están al interior y las han lesionado. Los robos a casa habitación pueden pasar a cualquier hora del día en Villas de Alcalá, lamenta.

“Cuando tenemos alguna reunión con familiares, por ejemplo en las fiestas de diciembre, se va uno y ya ni disfruta estar en la fiesta porque se pone uno a pensar ‘y si regreso cómo va a estar mi casa’. Así que uno salga tranquilo, pues no”, comenta.

Últimamente se ha incrementado la presencia de elementos de seguridad en el fraccionamiento, pero estos únicamente hacen sus rondines durante el día. Reina opina que deberían acudir también por las tardes, cuando no hay luz y regresan los trabajadores de las maquilas.

Según el Diagnóstico, el 66.6% de las personas consideró que por la noche se percibe más inseguridad, el 12.4% dijo que por la madrugada y un 9.5 por ciento respondió que esa sensación permanece durante todo el día.

Alumbrado público, importante para reducir la sensación de inseguridad

En 2019 el Cabildo aprobó el ‘Polígono de Actuación Talamás para Vivienda Nueva en la Zona Periurbana Suroriente’, elaborado por la Dirección General de Desarrollo Urbano. Este instrumento ponía una serie de candados a la construcción de casas en esta área de la ciudad, con el objetivo de contener el rezago en infraestructura ocasionado por la dispersión urbana.

El Polígono de Actuación retomaba datos del Diagnóstico de la Zona Periurbana de Ciudad Juárez para analizar la relación entre el crecimiento habitacional del suroriente y la situación de la infraestructura, equipamiento, servicios públicos, movilidad, servicios de salud, educación y seguridad de la zona, y cómo estos tienen repercusiones en la calidad de vida de quienes ahí habitan.  

“Junto a la crisis urbana, también la seguridad pública se vio mermada con la aparición y consolidación del crimen organizado que encuentra en este tipo de zonas deprimidas el caldo de cultivo para sus actividades ilícitas e ilegales”, indica el documento.

El documento explica que el espacio urbano debe ser planificado para que haya una mayor percepción de seguridad y los delitos disminuyan. Ante ello, considera que la prevención del delito se puede lograr a través de “promover la vigilancia natural” del entorno, es decir, que la infraestructura cuente con iluminación, espacios abiertos y públicos.

Villas de Alcalá / Foto: Favia Lucero

“La iluminación adecuada en los espacios públicos aumenta los niveles de visibilidad generando presencia natural de personas que se apoderan del lugar y se convierte en un espacio público más seguro”, dice el documento.

En la etapa uno de Villas de Alcalá también se apagó el alumbrado público, pero, a diferencia de la segunda etapa, la Comisión Federal de Electricidad (CFE) sí atendió el reporte y restauró el servicio. Reina se acercó a los trabajadores de la CFE.

“Les dije que también en la parte de la segunda etapa necesitábamos el servicio y me comentaron que nada más les habían dicho que era para Villas uno, que para acá no había ningún informe para restaurar el alumbrado”, cuenta.

El Polígono de Actuación Talamás y todas las recomendaciones que proponía fueron revocadas el 14 de diciembre del año pasado por el Cabildo de Juárez, ya durante la administración del alcalde Cruz Pérez Cuéllar.

En el suroriente, la violencia va en aumento

El Fideicomiso para la Competitividad y Seguridad Ciudadana (FICOSEC) proporcionó a YoCiudadano datos del Departamento de Estadística Criminal de la Fiscalía General del Estado de Chihuahua sobre la cantidad de delitos que se cometieron entre 2019 y 2022 en 15 colonias del suroriente. 

Las cifras demuestran que durante dichos años los delitos sexuales, homicidios dolosos, lesiones dolosas, robos a casa habitación, a negocio, a transeúnte, de vehículo y la violencia familiar, aumentaron un 38.93%. 

En 2019 se registraron 524 delitos, en 2020 fueron 603, para 2021 se contabilizaron 707 y el año pasado, 728. El delito de violencia familiar fue el de mayor incidencia durante los cuatro años. De 2019 a 2021 siguió el delito de lesiones dolosas, pero en 2020 fue rebasado por delitos sexuales.

Parajes de San Isidro es la colonia con mayor número de delitos (619 en los cuatro años), seguida por la Carlos Castillo Peraza (439) y, en tercer lugar, Villas de Alcalá, con 258 delitos. Aunque Reina considera que los robos a casa habitación y a transeúntes son los más comunes dentro de su fraccionamiento, el delito que predomina durante los cuatro años es el de violencia familiar.

A Reina el paso del tiempo le ha permitido acostumbrarse a vivir en un fraccionamiento sin alumbrado público en el que a veces se siente insegura:

A veces ya se halla uno en su lugar, ya se acostumbra uno. Cuando yo entré aquí estaba muy bonita la colonia… en ese tiempo no había nada de robos, había alumbrado y todo bien bonito”, dice.

Villas de Alcalá / Foto: Favia Lucero