junio 25, 2024
Comunidades Sociedad

Proyecto Toñito: una apuesta por las juventudes en el suroriente de Ciudad Juárez

Ante la falta de oportunidades laborales para las personas jóvenes que habitan en el suroriente, la iniciativa comunitaria Proyecto Toñito reúne a mujeres y hombres interesados en aprender barbería, peluquería y aplicación de uñas. 

 Por Miguel Silerio y Favia Lucero / YoCiudadano

Ciudad Juárez, Chihuahua.— Los domingos por la mañana, el parque de las Canchas Deportivas San Francisco se llena de vida con la convivencia vecinal y el ruido del balón golpeando contra la valla metálica. 

En el parque, que los habitantes de la colonia Manuel J. Clouthier conocen como Los Calle, concurren los jugadores de la liga de futbol del barrio y las vecinas que salen a tomar el sol. 

A un lado de la cancha, en unas sillas de plástico, un grupo de jóvenes maniobra rasuradoras para cortar el cabello. A la vuelta, otro grupo, compuesto mayormente por mujeres, se reúne en una mesa donde ha colocado limas, pegamento, acetona, uñas y dedos de plástico. 

“¿Te quieres cortar el pelo?”, es la pregunta con la que el grupo de jóvenes recibe a las personas que llegan al parque, a quienes caminan rumbo a la tienda o pasan por ahí en bicicleta. 

Quienes acceden se sientan en una de las sillas de plástico, cubiertos desde el cuello por una capa negra. Los que manejan la rasuradora usan un cepillo de cerdas blancas para quitarles el cabello recortado de los hombros. 

En la mesa, las jóvenes pegan las uñas acrílicas sobre dedos de plásticos, las recortan y las pintan hasta dejarlas parejas, mientras platican y ríen.  

Las casi 20 personas que cortan el cabello y pegan uñas en el parque están aprendiendo un oficio. Son habitantes de la Manuel J. Clouthier y colonias cercanas, y se reúnen aquí cada domingo de 10 de la mañana a 12 del mediodía. 

Forman parte de los Cursos Proyecto Toñito —o los cursos del parque, como algunas personas los conocen—, una iniciativa comunitaria que busca dotarles de herramientas para el autoempleo y el desarrollo profesional. 

Foto: Favia Lucero

Araceli Arellano Seáñez, vecina de la colonia, es la fundadora y encargada del Proyecto Toñito, que surgió como respuesta a la falta de oportunidades y el abuso de sustancias en su comunidad.  

El proyecto recibe su nombre en honor a Antonio Torres, ‘Toñito’, un joven de apenas 15 años, sonriente y muy conocido en la colonia, que también era usuario de drogas. 

Toñito anhelaba obtener habilidades laborales para sostenerse financieramente y acceder a oportunidades de rehabilitación, relata Araceli Arellano.

Motivada por su caso, Araceli ideó un proyecto para proporcionar herramientas de autoempleo a jóvenes en situación de vulnerabilidad que habitan en el suroriente de la ciudad, que resultó en los cursos de corte de cabello, barbería y aplicación de uñas.

Trágicamente, en los últimos días de agosto de 2023, Toñito fue asesinado, apenas una semana antes de iniciar su curso de barbería.

A pesar del impacto emocional que le causó la noticia, Araceli reafirmó la importancia de proporcionar herramientas que permitan a los jóvenes alcanzar su autonomía financiera. 

La vecina subraya que el entorno de violencia y la falta de oportunidades en el suroriente, sumados a la estigmatización de los usuarios de drogas, contribuyen a marginarles de la sociedad.

Con tristeza, Araceli dice que existen numerosos casos similares al de Toñito: jóvenes sin hogar estable, carentes de apoyo familiar, que crecen en entornos violentos y son usuarios de drogas. Sin embargo, persiste en su proyecto, ahora en memoria de Toñito.

“Ya veo muy diferentes a los chavos. Traen más inquietud de aprender más cosas. Ahorita estamos viendo para que algunos que no tienen secundaria, meterlos a la secundaria, y a algunos a la prepa. Ya los veo con más motivación. Los veo muy animados”, comenta Araceli. 

Araceli inició los cursos con el apoyo de su familia, pues los materiales se brindan gratuitamente a las y los participantes. Actualmente, el proyecto subsiste mediante donaciones. 

Las personas interesadas en hacer un donativo a Proyecto Toñito pueden enviar un mensaje a la página de Facebook de Proyecto Toñito o llevarlos directamente al parque, ubicado entre las calles Alférez Andrés de Peralta y Clavos de Plata Sur, los domingos entre las 10 de la mañana y las 12 del mediodía. 

Uriel Gonzales es el encargado del taller de peluquería y barbería. Tiene cinco años cortando el cabello y aprendió de la misma manera que hoy enseña: en una silla prestada por un amigo. 

Uriel destaca que la convivencia del grupo siempre ha sido sana y respetuosa, y se dice contento por la oportunidad de transmitir sus conocimientos. 

Mientras las y los practicantes cortan el cabello, Uriel los observa atento, les da indicaciones, consejos, y eventualmente toma la rasuradora para terminar los cortes. 

La oportunidad de enseñarle a otros jóvenes le llegó sin esperarla. Dice que no sabe cómo llegó aquí, pero está feliz de formar parte del proyecto. 

“Siento una alegría muy grande, que no sé cómo expresar, pero es una alegría muy grande por todo lo que está pasando. Es algo bien padre lo que está pasando aquí en el parque”, dice.