junio 13, 2024
Sociedad

Con apoyo de Desafío, emprende su negocio de repostería  

Ciudad Juárez, Chihuahua.— Sandra Valencia recuerda salir con su mamá a vender el pan ranchero que ella misma preparaba, cuando tenía cinco años. “¿Gusta pan ranchero?”, preguntaba Sandy, como la conocen, de puerta en puerta. Su madre, quien quería preparar a su hija para los retos de la vida, le enseñó el arte de la venta: “no digas ‘si gustan’, pregunta si quieren”, le decía.

Hoy Sandy, quien recuerda esos momentos con cariño, cursa una capacitación técnica como Jr. Chef en el Instituto Superior de Alta Cocina (ISAC), y con apoyo del Programa Desafío acaba de emprender su nuevo negocio: ‘Sandy, repostería y más’, con el que busca ofrecer productos de calidad y lograr estabilidad financiera para ella y su familia.

Sandra accedió a financiamiento para comprar equipo y concretar su idea de negocio, que comenzó a imaginar desde que entró al Modelo Desafío, en enero de este año. Ella forma parte de la generación 21 de este programa que tiene como objetivo brindar herramientas para la vida y el empleo a jóvenes de entre 16 a 29 años en situación de vulnerabilidad social.

Cuenta que su hermano fue quien la motivó a entrar al Modelo Desafío, ya que él también se capacitó en habilidades para el trabajo años atrás. Ahora, Sandy divide su día entre el estudio en la escuela de cocina, cuidar a sus hijos y ser una mujer emprendedora. 

Foto: Cortesía de Desafío

El pasado 30 de septiembre, seis jóvenes de la generación 21 del Modelo Desafío presentaron un modelo de negocios ante coordinadores y facilitadores. Los seis se hicieron acreedores a un financiamiento por parte de la organización, con el cual echaron a volar sus emprendimientos.

Para ser parte de los seis jóvenes beneficiados, Sandy trabajó en su proyecto de negocio plasmando la visión, misión y la imagen de su emprendimiento, requerimientos que definió a lo largo de un taller impartido por Desafío.

Pay de queso, empanadas de distintas mermeladas caseras, pasteles de tres leches, chocoflan y galletas de repostería son algunos de los productos que desfilan semana a semana por su cocina.

Como aprendió de niña con su madre, ahora se coloca en puntos estratégicos para vender sus productos. También los ofrece a través de redes sociales y por medio del número (656) 7725021, en donde recibe pedidos especiales para todos los gustos.

Foto: Cortesía de Sandra Valencia

Dentro de su formación en el Modelo Desafío, Sandy cuenta que aprendió disciplina y puntualidad, así como habilidades para el trabajo: cómo hacer un currículum, cómo presentarse en una entrevista y cómo hablar en público.

“Esto es algo que me llena, viene desde mí hacia los demás. Quiero hacer las cosas bien por mí, para estar orgullosa de mí, quiero poder decir, ‘yo puedo’ (…) sé que las habilidades y conocimientos que he adquirido hasta ahorita son algo que voy a llevar conmigo para todos mis días”, dice convencida.