mayo 19, 2024
Sociedad

Juarenses temen dejar salir a menores a calle: ENSU

Los datos semestrales de la encuesta del INEGI muestran que, dentro de los cambios de hábitos por la inseguridad, restringir la salida de niñas, niños y adolescentes ha sido la principal medida tomada el último semestre de 2022.

Por Abraham Rubio / Foto: Favia Lucero

Ciudad Juárez, Chihuahua.– El 72.2 por ciento de la ciudadanía juarense tiene temor de permitir que menores salgan de su vivienda, de acuerdo con la Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana (ENSU).

Los datos semestrales de la encuesta del INEGI muestran que, dentro de los cambios de hábitos por la inseguridad, restringir la salida de niñas, niños y adolescentes ha sido la principal medida tomada el último semestre de 2022.

La ENSU arroja que la ciudadanía respondió que también ha dejado hacer cosas como llevar cosas de valor (66.2 por ciento), caminar de noche en alrededores de su vivienda (62 por ciento), y visitar parientes o amigos (32 por ciento).

Los últimos datos representan un cambio de prioridades frente a la sensación que tienen de la inseguridad en la ciudad. La ciudadanía mencionó que durante el mismo periodo de 2021 el cambio de hábitos principal fue el de llevar cosas de valor consigo, con el 52.2 por ciento.

Le siguió caminar de noche en los alrededores de su vivienda con el 51.7 por ciento, permitir que menores salgan de su vivienda con el 49.6 por ciento, y visitar parientes o amigos con el 37.3 por ciento.

Al comparar los resultados de ambas encuestas se puede observar que restringir la salida de niñas, niños y adolescentes pasó a ser el principal cambio de hábitos durante la segunda mitad de 2022.

La Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana también muestra que el 73.4 de la ciudadanía de Juárez se sintió insegura de vivir en el municipio durante el segundo semestre de 2022, un aumento marginal con respecto a la percepción de 73.3 reportada durante el mismo periodo de 2021.

Específicamente, las mujeres fueron las que presentaron un aumento en la percepción de inseguridad: la sensación pasó del 75.4 al 77.9 por ciento.