abril 18, 2024
Sociedad

‘Estoy enraizada, pero fluyo’: recuerdan a Dana a 4 años de su feminicidio

Familia y amistades colgaron una manta en el puente peatonal del Instituto de Ciencias Sociales y Administración (ICSA) de la UACJ para mantener viva su memoria.

Por Abraham Rubio / Fotos: Favia Lucero

Ciudad Juárez, Chihuahua.—Familia y amistades de Dana Lizeth Lozano Chávez pegaron hojas con su rostro y colgaron una manta en el puente peatonal del Instituto de Ciencias Sociales y Administración (ICSA) de la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez (UACJ) para conmemorar el cuarto aniversario luctuoso de la estudiante, víctima de feminicidio en 2019.

Fotografías de la estudiante de 18 años fueron pegadas alrededor de la entrada principal del plantel, a los pies del puente peatonal y en la parada de transporte público ubicada en la avenida Heroico Colegio Militar. También realizaron algunas pintas como ‘Dana vive’ o ‘Dana, ni JRZ (Juárez) ni tus amigas te olvidan’.

Sandra Chávez Castro, madre de Dana, expresó que lo que busca su familia y amistades es que su memoria siga viva.

“Estamos tratando de que continúe su recuerdo, que no se le olvide a la gente, estamos poniendo una manta, un reconocimiento de que ella todavía está entre nosotros, que todavía está en nuestros pensamientos y en nuestros corazones”, dijo.

La madre de Dana reconoció que la fecha es bastante triste porque su familia la extraña. Sin embargo, comentó que también este momento permite recordarla con cariño y orgullo.

“Lamento por los que no conocieron porque era mi orgullo, era una niña hermosa, era una hija perfecta, siempre la voy a querer, la voy a amar, estoy muy orgullosa de ella; me da mucho gusto que la gente la haya conocido”, comentó de las afueras de la universidad en la que ella estudió.

Dana Lizeth Lozano Chávez fue asesinada el 5 de abril de 2019 por David H. S., ex-pareja y asesino confeso, en un parque junto al Instituto de Ciencias Biomédicas (ICB) de la UACJ.

“Gracias a dios las autoridades y la fiscalía actuaron apropiadamente y el culpable está en la cárcel, él está cumpliendo su sentencia, pero yo sé que con el gobierno no contamos esa es la verdad, sé que no les importamos como ciudadanos, como seres humanos”, dijo Chávez Castro.

La madre de Dana enfatizó que el cambió debe generarse en toda la sociedad, que se aprenda de la experiencia y el dolor de las madres y familias que han perdido una mujer por la violencia de género: “dejar de pensar que a mí no me va a pasar o no le va a pasar a nadie de mi familia”.

Por ello, Sandra Chávez hizo el llamado para que la ciudadanía cuide de sus “luces”, de aquellas personas buenas, como su hija.

“Estoy enraizada, pero fluyo. Dana vive. 23/10/00 – 05/04/19”, dice la manta, que cuelga en medio del puente peatonal ubicado en frente del ICSA. Han pasado cuatro años y su recuerdo sigue enraizado.

Foto: Favia Lucero