julio 20, 2024
Investigaciones

Robos y allanamiento de escuelas ponen en riesgo la educación básica en el suroriente

Según autoridades educativas, el suroriente es la zona de mayor incidencia de robos y vandalismo a escuelas. El saqueo al jardín de niños ‘Simona Barba’ ha movilizado a las madres de familia, quienes buscan que las autoridades les garanticen espacios seguros para la educación de sus hijas e hijos.

Por Jonathan Álvarez / YoCiudadano

Ciudad Juárez, Chihuahua.— Sus pequeñas manos sostienen carteles con grandes exigencias. Mensajes que enuncian graves problemáticas y la vulneración de su derecho a la educación y a espacios seguros: `quiero volver a mi escuela’, ‘escuchen nuestras vocecitas, queremos un kínder seguro para aprender y conocer el mundo’, ‘la educación es mi derecho, no me lo robes’.

Las consignas que buscan rescatar el kínder ‘Simona Barba’, uno de los pocos jardines de niños que brindan atención a la población del suroriente, hacen eco desde mayo como resultado de una serie de robos y vandalismo que ha sufrido el plantel educativo desde abril de este año.

La educación de 130 niñas y niños de preescolar en el suroriente pende de un hilo, al encontrarse clausurado el jardín de niños ‘Simona Barba’ debido a las condiciones de inhabitabilidad para poder tomar sus clases de manera presencial.

La educación virtual, aunque es una opción, no es viable para todas las madres de familia. Muchas de ellas son trabajadoras de la industria maquiladora, que tienen tiempo y recursos limitados para que sus hijos puedan gozar del derecho a la educación de forma virtual, denuncian.

Esto ha ocasionado que de los más de 30 niñas y niños que hay por aula, solo tomen clases virtuales entre 3 o 4 por grupo, narra Lucía*.

Las madres de familia no cuentan con los recursos suficientes para comprar una laptop o una tablet; además, el no contar con clases presenciales debido a los robos en el plantel, ha afectado los horarios de las madres, pues muchas de ellas trabajaban mientras sus hijos iban al kínder.

El cierre de la escuela, aunque temporal, ha impactado en los horarios de las familias y en el desempeño académico de los estudiantes.

“Muchos padres están trabajando y no tienen la facilidad de poder tomar las videollamadas en línea, y cuando se conectan solo hay dos o tres niños tomando la clase, cuando por salón son 30. Es tanto la falta de tiempo como la falta de internet, la falta de un celular, una laptop, todo esto está implicando en que hay niños que se están atrasando (en sus estudios académicos)”, explica Lucía.

Foto: Jonathan Álvarez
Daños que ascienden a casi un millón de pesos 

Entre abril y mayo el jardín de niños Simona Barba fue saqueado. Cableado eléctrico, tuberías, mobiliario de oficina, pizarrones, malla, ventanas, focos y hasta el papel higiénico y el jabón fue robado del lugar en distintos eventos. Además, algunas paredes sufrieron daños estructurales, pues fueron demolidas por los perpetradores para poder extraer el cableado.

De acuerdo con fuentes del plantel educativo** los daños ascienden a cerca de 800 mil pesos. El 03 de mayo, después del segundo robo, una veintena de madres de familia y sus hijos fueron a manifestarse afuera del plantel educativo para exigir a las autoridades tomar acciones para el cese del saqueo.

En el lugar, fueron atendidas por agentes de la policía estatal y municipal, quienes señalaron que se debían elaborar oficios para solicitar mayor vigilancia. No obstante, desde la dirección de la escuela ya se habían realizado peticiones formales de vigilancia a la Secretaría de Seguridad Pública Municipal (SSPM) desde septiembre de 2021.

Foto: Jonathan Álvarez

Ante la falta acciones eficaces por parte de las autoridades, la lucha de las madres de familia por la conservación del espacio educativo se intensificó. Los días siguientes, padres y madres suplieron las labores de prevención de la SSPM, pues comenzaron a vigilar el jardín de niños por las noches.

Algunas de ellas lograron obtener evidencia en video y fotografías de los momentos en los que los perpetradores entraban al plantel educativo para seguir robando lo que quedaba en él. Aun así no se había dado con los responsables de los robos, que día tras día ingresaban al plantel a robarse algo, denunciaron las madres de familias.

Una de las madres que grabó, comenzó a ser acosada y amenazada, por lo que interpuso una denuncia ante la Fiscalía del Estado de Chihuahua. Sin embargo, en lugar de que se le brindara seguridad, solo intensificó el hostigamiento por parte de los delincuentes.

Para Lucía es triste ver las condiciones del kínder: vidrios rotos en los pisos de los salones, paredes destrozadas, estantes tirados y el material didáctico en el suelo.

“Más que nada, se han recibido amenazas. Lo único que se ha logrado es tenernos con miedo, ya no hemos podido dar rondines porque algo nos puede pasar, o con que nos tomen una foto o algo así pueden dar con nosotros, cuando nosotros no estamos haciendo nada malo”, expresa.

Actualmente las madres de familia buscan otras estrategias para que la escuela de sus hijos ya no continúe siendo blanco de los robos y el vandalismo, y abra sus puertas a los niños.

Las amenazas y hostigamiento de las que han sido víctimas han disminuido sus manifestaciones frente a la institución, pero no han apagado sus anhelos de preservar el espacio educativo y, sobre todo, no se ha apagado su exigencia de espacios seguros para sus hijos.

Foto: Jonathan Álvarez
Es el suroriente la zona con mayor incidencia de robos a escuelas 

De acuerdo con Maurilio Fuentes Estrada, subdirector de Educación y Deporte de la Zona Norte, el suroriente es la zona de mayor incidencia en robos a escuelas. Aunque no precisó el número de incidentes, destacó que los casos más preocupantes por el número de incidencias y la ‘saña’ con la que se hicieron, son los robos al jardín de niños ‘Simona Barba’ y a la Escuela Primaria Federico de la Vega, ambas al suroriente de la ciudad.

Sin embargo, el subsecretario no cuenta con una explicación contundente del porqué el mayor número de incidencias se presenta en esa zona de la ciudad. Únicamente argumenta que se trata de colonias nuevas en donde no existe arraigo a la zona.

En la sesión ordinaria de Cabildo número 16, el regidor Hugo Avitia informó que en lo que va del año se han presentado 38 robos a escuelas en toda la ciudad, de los cuales ocho han sido en un mismo plantel.

De acuerdo con el Congreso del Estado, a nivel estatal el número de robos a escuelas aumentó significativamente en el año 2021, pues pasó de 161 casos en 2020 a 242 casos de robo el año pasado; mientras que para el mes de febrero de 2022, ya se habían registrado 52 eventos.

Maurilio Fuentes informa que durante la época de la pandemia, cuando las escuelas fueron cerradas, aumentó el número de estos incidentes. Considera que en lo que va del año se han presentado pocos casos.

“Desafortunadamente, hay escuelas como la Simona Barba que, híjole, no tengo palabras para describirlo. Yo ya me presenté a la escuela y la verdad da mucho coraje porque entran los amantes de lo ajeno a hacer destrozos con una saña espantosa”, dice.

Maurilio Fuentes, subsecretario de Educación y Deporte Zona Norte
Reformas y puntos de acuerdo para afrontar la situación  

El 26 de abril, en el Congreso del Estado de Chihuahua se propuso reformar el Código Penal del Estado para aumentar las penas en los delitos de robo y daños a instituciones escolares por afectar el servicio educativo.

Las nuevas penas contempladas dentro del documento aprobado va de 3 a 13 años de prisión por el delito de robo a instituciones educativas; no obstante, cuando los robos afecten el servicio educativo, las penas pueden ir de 4 años 6 meses a 26 años de prisión.

Asimismo se aprobaron penas de 6 meses a 6 años de cárcel y de 750 a 250 días de multa cuando se cometa el delito de destrucción o deterioro de bienes muebles o inmuebles declarados como patrimonio cultural o cuando se trate de instituciones educativas.

Por otro lado, durante la sesión de Cabildo número 16, el regidor coordinador de la Comisión de Servicios Públicos, Hugo Avitia Arellanes, sometió un punto de acuerdo en el que se instruye al titular de la SSPM a que la corporación municipal realice recorridos nocturnos de vigilancia en todos los planteles educativos de la ciudad.

Sin embargo hasta el momento no se ha brindado información sobre cómo se estará monitoreando dichos recorridos nocturnos o cómo estará sectorizada la vigilancia. El regidor Hugo Avitia no respondió a las solicitudes de entrevista para este reportaje.

Adrián Casas, coordinador de comunicación social de la SSPM, dijo que el punto de acuerdo aprobado por el Cabildo solo viene a reforzar las labores de prevención que ya venía implementando la secretaría, debido a que siempre se han realizado rondines.

“Lo que se está haciendo es que solo se está reforzando. Rondines siempre han existido en toda la ciudad pero el delincuente siempre busca el momento en el que la patrulla no esté ahí. No podemos dejar una patrulla las 24 horas y es importante que hagan la denuncia a nosotros al 911 o a los teléfonos comunitarios”, explicó.

A pesar del aumento en penas y del punto de acuerdo aprobado por el Cabildo, los presuntos responsables de los robos que fueron atrapados durante la segunda semana de mayo saldrán si no se presentan denuncias formales ante la unidad investigadora, se dio a conocer.

Además se siguen registrando incidentes, pues de acuerdo con reportes periodísticos, este lunes 30 de mayo fue detenido un hombre quien supuestamente intentaba entrar a una escuela primaria de la colonia Morelos, también al suroriente de la ciudad.

Foto: Jonathan Álvarez
Sin denuncia no hay culpables 

Tres días después de las manifestaciones de las madres de familia afuera del jardín de niños, la SSPM arrestó a dos hombres por su presunta responsabilidad en la comisión del delito de robo en el kínder ‘Simona Barba’, tras una llamada de emergencia al número comunitario de la Estación de Policía del Distrito Bravo.

De acuerdo con el boletín de prensa de la SSPM, se detuvo a los hombres cuando se encontraban en el interior del plantel con lámparas, equipo de cómputo y otros artículos robados. El 11 de mayo, la SSPM también arrestó a una mujer por allanamiento en la Escuela Primaria Federico de la Vega.

Adrián Casas, coordinador de comunicación social de la SSPM, declaró que aunque se haya arrestado a los presuntos responsables del robo y allanamiento de dichos planteles educativos, si no se presenta una denuncia formal ante la Fiscalía General del Estado de Chihuahua, las personas detenidas son liberadas a las 48 horas. Informó que se tiene conocimiento de que al menos una de las tres personas detenidas pudo haber salido libre después de ese periodo.

“Los vecinos se molestan porque dicen que ya los soltaron y no hacen nada, pero la realidad es que no van a hacer el seguimiento correspondiente para que pongan su querella en la fiscalía y le den seguimiento al caso de robo (…) cuando son daños a propiedad privada o un robo de algo sencillo, así funciona esto”, declaró el coordinador de comunicación social.

Según Maurilio Fuentes, desde la subsecretaría no se ha motivado ninguna denuncia ante la fiscalía debido a que la tienen que interponer desde la dirección de las escuelas o desde los padres de familia que viven cerca. Sin embargo aseguró que en la subsecretaría se cuenta con abogados para brindar asesoría legal.

“Desafortunadamente, no nos han mandado la denuncia los padres de familia. Esa es la problemática, tratamos de inducirlos a que presenten las denuncias porque si no, ¿cómo le vamos a hacer? Si no hay denuncia formal no hay nada, se queda todo en el aire, ese es el problema”, destacó el funcionario estatal.

Salvo la denuncia por amenazas que interpuso una de las madres, desde los padres de familia no se ha promovido alguna denuncia ante la Fiscalía del Estado de Chihuahua por los robos, allanamiento y el vandalismo al jardín de niños.

Adrián Casas instó a las madres de familia a llamar al 911 o a los números comunitarios en caso de observar actividad sospechosa cerca de los planteles educativos.

Los números comunitarios para cada distrito son: Valle, (656) 265 1831; Sur, (656) 247 0305; Oriente, (656) 597 4213; Universidad, (656) 218 5732; Poniente, (656) 493 3587; Centro, (656) 820 2937 y Riveras, (656) 860 6661.

Foto: Jonathan Álvarez
Hay saturación en los planteles educativos del suroriente 

Las escuelas del suroriente de la ciudad se encuentran saturadas, en especial los preescolares, según los testimonios de las madres de familia. Esto es constatado con los datos de la Encuesta de Vivienda y Población 2020 del INEGI, que revela que en el polígono delimitado por el bulevar Independencia, calle Santiago Trocoso y el Paseo de San Isidro, hay solo nueve jardínes de niños.

En el caso del kínder ‘Simona Barba’, este atiende a una población de 130 niñas y niños pero solo cuenta con cuatro docentes. Según los informes de los Servicios del Estado de Chihuahua (SEECh), esta es la escuela más pequeña de la zona con solo seis salones y con una saturación de 33 alumnos por salón. De hecho, la falta de espacios educativos para los infantes en edad preescolar en esta zona queda de manifiesto en las cifras de inasistencia por nivel educativo.

La encuesta del INEGI apunta a que el 61.17 por ciento de las niñas y niños en edad de preescolar de 3 a 5 años no asisten a la escuela. Las consecuencias principales de los robos al plantel es la cancelación de las clases presenciales, lo que ha implicado un bajo desempeño académico de los niños, así como afectaciones a su estado de ánimo general, declararon algunas madres de familia.

“Repercute en muchos sentidos para nuestros niños. No están recibiendo educación, muchos de ellos ya van a salir de tercero, y con lo del Covid y los robos, van a ir de cero otra vez”, lamenta Lucía.

Dado que solo 3 o 4 de cada 30 niños del kínder toman sus clases de manera presencial, se han buscado otras estrategias para reubicar a la población estudiantil.

Una de las opciones, sugiere el subsecretario de Educación, es trasladarlos a la Escuela Primaria Frida Kahlo o al centro comunitario del mismo nombre, los cuales se encuentran cercanos al preescolar. Lo anterior, en tanto el jardín de niños es rehabilitado y reforzado con la ampliación de bardas que permitan la visibilidad al interior de la escuela.

Maurilio Fuentes dijo que el tema de la barda y la colocación de alambre de púas ya se está viendo con el Instituto Chihuahuense de Infraestructura Física Educativa (Ichife).

En cuanto a la reposición del mobiliario y otros bienes que fueron robados del plantel educativo, Maurilio Fuentes aseguró que ya se hicieron gestiones de apoyo ante la Cámara de Comercio de México (Canaco) en Juárez; sin embargo, trascendió que del total del costo de los daños, solo se ha logrado recaudar 30 mil pesos en materiales.

Foto: Jonathan Álvarez

Aunque el plantel educativo sea rehabilitado, para las madres de familia lo más importante es garantizar la seguridad de sus hijos. Por lo anterior, han solicitado que los materiales conseguidos a través de donaciones aún no sean instalados en el kínder hasta que las condiciones de seguridad sean garantizadas.

“Les estamos guardando todo el material que tenemos para ellos, lo vamos a mover a una bodega que nosotros tenemos de la subsecretaría con una etiqueta que diga que va para la escuela Simona Barba”, aseguró Maurilio Fuentes.

Para las madres de familia la defensa de este plantel educativo no sólo implica mantener el espacio, sino que tiene una fuerte carga emotiva. Muchas de ellas narran cómo sus hijos, ahora adultos, acudieron a este kínder, y ahora sus nietos también son alumnos.

“Necesitamos más apoyo de las autoridades en cuestión de la barda, el material, el cableado y los motores de aire. La intención es que no cierren la escuela, que sigan habiendo clases y que más niños se inscriban en el nuevo ciclo escolar”, puntualizó Lucía.

Foto: Jonathan Álvarez