junio 22, 2024
Medioambiente Sociedad

¿Qué cultivos son compatibles entre sí? Aquí te decimos

Para que tu huerto urbano produzca mejor, es necesario saber cuáles cultivos se pueden cosechar en un mismo espacio; con la correcta asociación de cultivos también se repelen plagas y se mantienen los nutrientes del suelo.

Por Favia Lucero / YoCiudadno

Ciudad Juárez, Chihuahua.— Cada vez son más las personas que se interesan en comenzar su propio huerto urbano, ya sea para el autoconsumo, comercializar lo que cosechan, o bien, proteger al medio ambiente.

Y es que estos son solo algunos de los beneficios que obtienes al cosechar tus propios alimentos. Sin embargo, es necesario tener algunos conocimientos básicos para que tu huerto produzca de manera correcta.

Por ello en este artículo te explicamos qué cultivos son compatibles e incompatibles, así como la importancia de rotar los cultivos. 

De acuerdo con la Oficina de Resiliencia del Gobierno Municipal, conocer la compatibilidad de los cultivos permite mejorar la calidad y rendimiento de los huertos pues se aprovechan los nutrientes de las plantas asociadas.

Además “se protege al cultivo ante plagas y enfermedades, evita el empobrecimiento y desequilibrio de la tierra que se produce cuando se cultiva una sola especie”.

Pero, ¿en qué consiste la asociación de cultivos? Esta práctica busca que en un mismo espacio y en un mismo periodo se planten dos o más cultivos que se beneficien entre sí, según lo explica la Procuraduría Federal del Consumidor en su blog del Gobierno Federal. 

“La caléndula, por ejemplo, atrae a enemigos naturales del pulgón verde y otras, como la salvia, el romero o el tomillo, alejan a las moscas, a las hormigas y al pulgón de la zanahoria y de la col”, indican en el texto.

Así como ciertas plantas pueden repeler plagas, hay otras, como las florales y aromáticas, que atraen a insectos polinizadores que favorecen el control biológico; algunos cultivos de frutas y hortalizas son beneficiados en estos casos.

Lo que se debe evitar a toda cosa es asociar plantas de la misma familia botánica o que requieran el mismo tipo de nutrientes, pues se podrían perder los minerales del suelo.

Para guiar a quienes comienzan con su huerto urbano, la Oficina de Resiliencia publicó una guía en la que se muestran las compatibilidades entre cada fruta y verdura, la cual te compartimos más adelante.

En la tabla, por ejemplo, se indica que el ajo y la cebolla son compatibles con el betabel, la fresa, jitomate y lechuga, no obstante son incompatibles con leguminosas como el frijol, el ejote y el chícharo.

Se menciona que el apio es compatible con el puerro, el frijol de mata, el jitomate, la col, la coliflor y el brócoli, pero no se identifica a otro cultivo como incompatible.

Otro ejemplo es la calabaza, que es compatible con el maíz e incompatible con la papa. El cebollín se puede asociar con la zanahoria y el jitomate pero no con el chícharo y el frijol.

La zanahoria es compatible con el chícharo, la lechuga orejona, el cebollín, la cebolla, el puerro, el romero, la salvia, el jitomate, e incompatible únicamente con el eneldo.

También se menciona el frijol, que se puede asociar con la papa, la zanahoria, el pepino, la coliflor, la col, la ajedrea, las hortalizas y plantas aromáticas; se recomienda no asociarlo con la cebolla, el ajo, las gladiolas y el cebollín.

El último ejemplo que te dejamos es el del jitomate, el cual es compatible con el cebollín, la cebolla, el perejil, el espárrago, la flor de cempasúchil y la zanahoria, mas no lo es con el colirrábano, la papa, el hinojo y la col.

Sobre la rotación de los cultivos explican que consiste alternar de lugar los cultivos cada temporada, es decir, que durante un tiempo en una zona de tu huerto urbano cosecharas jitomates para luego rotarlos de lugar y hacerlo así con el resto de las plantas.

“Su propósito es mantener la biodiversidad (especies distintas de plantas, insectos, entre otros) para aprovechar las diferencias que tienen los cultivos en el ritmo de absorción de los nutrientes del sustrato”, explican en el blog.

Cada cultivo necesita nutrientes similares para producir, sin embargo, los requieren en diferentes cantidades. Por ello es importante rotar los cultivos, ya que si cosechas una hortaliza en el mismo lugar por mucho tiempo esta terminará acabándose todos los nutrientes del suelo y tendrás que fertilizar constantemente la tierra para que la planta crezca y se desarrolle.

Entre otros de los beneficios que trae la rotación de cultivos es que se disminuyen las malas hierbas, se mejoran las reservas de humus de lombriz (excremento de lombriz) en la tierra y se estimula la actividad de microorganismos beneficiosos.