julio 16, 2024

“Pinta en cerro daña ecosistema, invita a una religión y se involucra a alcalde”

La pinta del Cerro Bola: “Ciudad Juárez, la Biblia es la verdad, léela”, que se alcanza a ver desde varios puntos de la ciudad, representa un daño al ecosistema de la Sierra de Juárez desde 1987, fecha en la que se pintó por la comunidad evangélica de esta frontera. De acuerdo con el director de la asociación civil Juárez Limpio, Néstor Acosta, “cualquier cuestión de intervención antropogénica va a generar un impacto y un desequilibrio ecológico”, poniendo así en peligro a varias especies de flora y fauna. “Se rompen los procesos evolutivos y con esto la sucesión ecológica. Es decir, cada que se realizan actividades en la Sierra de Juárez pueden llegar a lastimar la vegetación local y van a evitar que crezca y si lo hacen cada dos o tres años pues evita el proceso natural de crecimiento de la vegetación y de la sucesión”, explicó Acosta. Además, indicó que en el Programa de Ordenamiento Ecológico Territorial del Municipio de Juárez (POET), documento realizado en el 2015 por el Colegio de la Frontera Norte (Colef) y por el Municipio, establece cinco zonas de prioridad ambiental para la ciudad: la vera del Río Bravo y del Valle de Juárez, los Médanos de Samalayuca, la Sierra de Presidio, la Sierra de Samalayuca y la Sierra de Juárez. La Sierra de Juárez es de relevancia prioritaria por ser “una zona de filtración de agua que coincide con el acuífero somero del Río Bravo y el Bolsón del Hueco”; el hogar de varias especies de mamíferos silvestres como el coyote, el gato montes, la liebre, el tejón, el zorro gris, el puercoespín, este último en peligro de extinción, y alrededor de 17 especies de reptiles. También hay cerca de 15 especies de cactáceas, entre ellas se encuentra el Echinocactus parryi, una cactácea endémica que también está en peligro de extinción. Por la información del POET, es que el director de Juárez Limpio puntualizó que la zona de la Sierra de Juárez sí tiene un alto valor ambiental. Acosta mencionó que el Plan Municipal de Desarrollo Urbano Sustentable (PDUS) es otro documento que también cataloga a la Sierra de Juárez “como una zona de Preservación o de Conservación Ecológica”. “Yo pienso que ya no se puede poner en duda si es importante o no (la zona de la Sierra de Juárez) porque ya hay estudios de instituciones que dicen que es importante”, agregó. El día primero de este mes, miles de juarenses acompañados por el Presidente Municipal, Armando Cabada Alvídrez y la Directora de Ecología, Flor Karina Cuevas, subieron el cerro para retocar el mensaje escrito con sal y cal. En el boletín del Municipio se menciona que el Alcalde apoyó esta acción, en la que participaron integrantes de 60 centros de oración evangélicos, pues “por años ha llamado a la comunidad juarense a la reflexión para ser mejores personas”. De igual forma se informó que se retocó la pinta como parte del proyecto que se pretende realizar el próximo 14 de septiembre para obtener el récord Guinness por la invitación más grande del mundo a leer la Biblia. Por su parte, la Dirección General de Ecología participó en el evento “para evitar que se registre daño a la flora y fauna de la zona, asegurándose que se realicen las medidas necesarias para la reparación del impacto derivado de estas acciones”, especificó el comunicado. Sin embargo, Julieta Saucedo, una de las fundadoras del Colectivo Punta de Lanza, lanzó una petición en la plataforma ‘Change.org’ en la que solicita a la comunidad juarense que firme para que la empresa Guinness World Records no le otorgue el récord a la pinta. “…Se pide que no se otorgue el reconocimiento de romper un récord Guinness sin antes haberse realizado un estudio detallado del impacto ambiental verdadero en la Sierra de Juárez a consecuencia de la presencia de el anuncio en cuestión así como suspensión indefinida de el planeado evento hasta no existir un informe público”, escribió en la petición. Saucedo dijo que una de las reglas para obtener un Récord Guinness es no quebrantar ninguna ley de la localidad donde se realizará el evento y que no se ponga en riesgo a las comunidades en cuestión ambiental o que se dañe al ecosistema. En la petición, se describieron cuatro formas en las que el letrero ha afectado a la comunidad durante los últimos 31 años; la primera es la “erosión y desertificación de la Sierra de Juárez y zonas aledañas”; además de la “reducción de la biodiversidad en el Desierto de Chihuahua”; así como el incremento de riesgo de desastres naturales para la población que habita las zonas aledañas”; y el “incremento de riesgos de salud para la población que habita en las zonas aledañas”. Además de que el evento del pasado sábado ocasionó daños al ecosistema de la zona, Saucedo desaprobó la presencia del Alcalde en el evento organizado por evangélicos. “Si el Presidente Municipal va y apoya una pinta religiosa, no está invitando a la comunidad a ser mejor persona, está invitando a la comunidad a pertenecer a una religión determinada y eso no está bien. Es el Presidente Municipal y debe mantener, independientemente de sus creencias, una postura neutral ante los ciudadanos”, puntualizó. Sobre la petición, mencionó que no necesitan una cantidad específica de firmas pero que su meta es llegar a las tres mil, mil personas más de las que subieron al Cerro Bola. “Es muy importante hacer conciencia de lo que significa esta acción y todo lo que se está desarrollando a partir de este evento. Hay muchas situaciones que ya nos ponen en vulnerabilidad por eso surgió la iniciativa de mandar la carta, porque para mí ya fue suficiente”, comentó Saucedo.