marzo 4, 2024

Personal de seguridad de Cabada grabó a familiares de personas desaparecidas

Los familiares de personas desaparecidas fueron llevados con mentiras a la oficina del Presidente; luego optaron por retirarse e ir directamente a la sala de Cabildo

Ayer, personal de seguridad del alcalde Armando Cabada grabó con un teléfono celular a las madres de víctimas de desaparición forzada, quienes se disponían a entrar a la sesión pública de Cabildo en la que se discutiría la proyección de las fotografías de las personas desaparecidas en la Plaza de la Mexicanidad el 10 de mayo.

Mientras los familiares de las víctimas esperaban al exterior de la Presidencia Municipal, dos agentes de seguridad del Alcalde se acercaron para conducirlas al despacho de Armando Cabada, quien solicitaba su presencia.

Las madres se negaron a ir al despacho del Alcalde, pues argumentaron que la sesión de Cabildo en la que esperaban se votara la propuesta estaba por comenzar. En ese momento, uno del los agentes comenzó a grabarlas con un teléfono celular.

Al ingresar al edificio, las madres fueron conducidas por uno de los guardaespaldas de Armando Cabada a su despacho, creyendo que las llevarían a la sala Francisco I. Madero (donde se llevan a cabo las sesiones de Cabildo) a pesar de que éstas se habían negado.

“Estaban muy insistentes. Primero llegó un policía y nos preguntó quiénes éramos, que qué hacíamos ahí, a lo que se le comentó que veníamos a la reunión de Cabildo. Después llegó otra persona igual muy insistente, y nos preguntó qué era lo que estábamos haciendo aquí y se le dio la misma respuesta. La tercer persona que traía un chaleco, fue quien nos dijo que Cabada ya nos estaba esperando, a lo cual le contestamos que veníamos a la reunión de Cabildo”, dijo Jaqueline Favela Marquez, vocera del colectivo ‘Familias Unidas por la Verdad y la Justicia’.

Asimismo, una de las integrantes del Centro de Derechos Humanos Paso del Norte —de quien se resguarda su identidad— dijo que fueron llevadas con engaños a la oficina del Presidente, a pesar de que habían manifestado su intención de ir directamente a la sala de Cabildo.

“Éramos un grupito como de seis personas, a parte del guardaespaldas que nos dirigió en el elevador al primer piso y nos hizo señal para que fuéramos al despacho del Presidente, cosa que no estaba en los planes de nosotros tener alguna reunión previa antes de la sesión de Cabildo. En cuanto nos dimos cuenta, nos regresamos hacía donde estaba el resto del colectivo, en el tercer piso (…) El guardaespaldas no se tornó agresivo, sin embargo yo le pregunté que si en el primero piso se iba a llevar a cabo la sesión de Cabildo y me dijo que sí, entonces es una clara mentira. Fuimos guiados con mentiras, creo que no se deben de guiar así los servidores públicos ni guardaespaldas”, dijo la derechohumanista.