febrero 29, 2024

Inscribirán nombre de Marisela Escobedo en Congreso del Estado

Chihuahua.– El Congreso del Estado de Chihuahua aprobó este martes un decreto para inscribir en el Salón de Sesiones el nombre Marisela Escobedo Ortiz, asesinada frente al Palacio de Gobierno mientras exigía justicia por el feminicidio de su hija Rubí Frayre Escobedo.

El dictamen de la Junta de Coordinación Política se aprobó por unanimidad y, de acuerdo con el documento aprobado, el nombre de la activista será develado durante una Sesión Solemne.

La diputada Ilse América García Soto (MC), quien presentó el dictamen de decreto, expuso que el activismo de Marisela Escobedo logró evidenciar y visibilizar la omisión del estado mexicano de garantizar a las mujeres una vida libre de violencia, además, de exponer la impunidad, tanto del caso de su hija y miles de mexicanas, a las que el sistema de impartición de justicia no ha sido capaz de dar respuesta.

“La inscripción en los muros de sesiones del Congreso con el nombre de  Marisela Escobedo Ortiz, además de ser un reconocimiento a su trayectoria en defensa de los derechos de las mujeres, habrá de representar un constante recordatorio de la necesidad de perfeccionar nuestro marco normativo, el diseño de políticas públicas y mecanismos que velen por un ejercicio de la función pública que contribuyan a alcanzar los ideales de igualdad, equidad y paz social”, señaló la promovente de la iniciativa en el Congreso.

¿Quién fue Marisela Escobedo Ortiz?

Marisela Escobedo Ortiz (Coahuila, el 12 de junio de 1958) fue una enfermera y madre de cuatro hijos, Ruby, Jessica, Juan Manuel y Alejandro Frayre. Toda la familia radicada en Ciudad Juárez.

Inició su actividad como activista social en 2008 debido al feminicidio de su hija de 16 años de edad, Rubí Marisol Frayre Escobedo.

En agosto de 2008, Rubí fue asesinada en Ciudad Juárez, Chihuahua por su pareja sentimental, Sergio Rafael Barraza Bocanegra, sin embargo, la familia de la víctima desconocía su paradero. Desde ese momento, Marisela Escobedo comenzó con la búsqueda de su hija repartiendo volantes, uniéndose a grupos de madres en busca de hijas desaparecidas y acudiendo a medios de comunicación.

De acuerdo con la CNDH, el 30 de enero de 2009 recibió una llamada de Ángel Valles, quien atestiguó haber escuchado una plática de Sergio Barraza en la cual confesaba el asesinato de Rubí y en junio de ese mismo año, el asesino confesó e indicó el lugar donde había enterrado a la víctima.

A pesar de la declaración de culpabilidad, Sergio Barraza fue absuelto y puesto en libertad por el el Tribunal de Juicio Oral en lo Penal el 3 de mayo de 2010 porque la Fiscalía General del Estado (FGE) de Chihuahua no pudo comprobar el delito.

Marisela escribió entonces una queja ante la CNDH pidiendo correcciones, la investigación de los servidores públicos intervinientes, y una disculpa pública por parte del Estado. Ante esto, la CNDH condenó las actuaciones de la Fiscalía señalando la revictimización de Marisela Escobedo y su familia con la absolución.

Tras esto, un tribunal superior cambió la sentencia que permitió la liberación de Barraza Bocanegra, pero este ya había escapado. Marisela comenzó una serie de protestas para exigir la recaptura del asesino de Rubí.

En junio de 2010, Marisela Escobedo logró ubicar a Sergio Barraza en Fresnillo, Zacatecas, quien se había integrado al grupo criminal Los Zetas, y solicitó intervención a la policía municipal sin lograr la detención.

En septiembre, Marisela Escobedo interpuso una denuncia ante la FGE por las amenazas de muerte que recibió de Andy Barraza, hermano de Sergio Barraza.

El 16 de diciembre de 2010, Marisela Escobedo fue asesinada frente al Palacio de Gobierno de Chihuahua, a una semana de haber instalado un plantón para exigir justicia por la impunidad en el caso del feminicidio de su hija.