junio 22, 2024

Habitantes del suroriente enfrentan escasez de agua y apagones

Ciudad Juárez, Chihuahua.— En lo que va del año, en el suroriente del municipio se ha reportado la falta de agua 170 veces en 16 colonias y fraccionamientos, en un polígono delimitado sólo por el bulevar Independencia, Santiago Troncoso y la avenida Manuel Talamás Camandari. La creciente demanda en el servicio de agua potable y la ineficiencia de los servicios públicos ha puesto de manifiesto una crisis hídrica de acceso a este bien, cuya garantía está cobijada en la Constitución Política de México. Los problemas de abastecimiento de agua en el suroriente solo son la punta del iceberg de la falta de abastecimiento en las periferias de Ciudad Juárez, como Anapra o los Kilómetros, y colonias populares como Portal del Roble, Oasis Revolución y Jardines de Roma, las áreas más afectadas de acuerdo con la Junta Municipal de Agua y Saneamiento de Juárez (JMAS). La temporada de verano, que recién comenzó el 21 de junio y que hasta el momento ha alcanzado temperaturas de hasta 43 grados centígrados, ha ocasionado que la ciudadanía sobredemande el servicio del agua. Apenas inicia la temporada de calor y son encendidos 380 mil aires evaporativos que consumen hasta 12 metros cúbicos de agua al mes, el consumo normal de una familia de cuatro personas, dio a conocer Daniel Valles, director de comunicación social de la JMAS. Ante esta situación, los habitantes de estas colonias han tenido que crear estrategias y cambios en su rutina, para poder aprovechar cada minuto en el que el agua llega a sus domicilios. De enero a la fecha, en el suroriente, el fraccionamiento más afectado por la falta de agua es Parajes de San Isidro, lugar de donde se registraron 43 reportes; le sigue Parajes de Oriente con 42, Complejo Cielo con 18, Parajes del Valle con 17 y Sor Juana Inés de la Cruz con 11.

Parajes de Oriente, uno de los sectores más afectados por la falta de agua.

Un problema por partida doble

Hablar de la falta de agua en las periferias de la ciudad, es hablar de la ineficiencia de los servicios públicos. En este caso, la falta de agua está ligada a los problemas de la infraestructura de la Comisión Federal de Electricidad para dar abasto a las necesidades de estas colonias. De acuerdo con una solicitud de información a la JMAS, en el suroriente los apagones de energía eléctrica se suman a las principales causas por las que el suministro de agua potable deja de funcionar, debido a que afecta las fuentes de abastecimiento. Se trata de un problema que viene por partida doble: la sobredemanda de energía eléctrica causa constantes apagones en las zonas del suroriente, afectando de manera directa el funcionamiento de los pozos. Tan solo de enero a mayo, la JMAS reportó 126 reportes de falta de agua en el polígono antes mencionado debido a los apagones que hay en el sector. “La falta de suministro eléctrico que en ocasiones se presenta, hacen que todos los pozos (del sector) presenten las mismas anomalías, debido a que están conectadas a un mismo circuito por parte de la CFE”, describe la JMAS en respuesta a una solicitud de información. La descentralizada asegura que para hacer frente a esta problemática específica se mantienen mesas de trabajo mensuales con el superintendente de la CFE, Alejandro Hernández Estrella, a fin de darle seguimiento a las causas que afectan las fuentes de abastecimiento de agua por la falta de energía eléctrica en diversas zonas de la ciudad. Al respecto, Daniel Valles informó que la afectación a los pozos de agua es debido a que estos funcionan con bombas eléctricas, las cuales se detienen automáticamente cuando hay un cambio brusco de voltaje. Afirmó que por cada segundo que el pozo esté detenido, se requiere de trabajos de una hora para echarlo a andar de nuevo. Los apagones de energía eléctrica en el suroriente ya son una constante, declararon vecinas del fraccionamiento Parajes de Oriente. Los grandes negocios como supermercados o plantas industriales, se erigen como uno de los factores por lo que esto sucede, opinaron los colonos. “Los únicos acuerdos a los que se pueden llegar (entre la JMAS y la CFE) es que se va a tratar de restaurar el servicio, y lo entendemos porque son cosas fortuitas, ellos están igual que nosotros, cambiando equipos, modernizandose. para que sufran menos las instalaciones. La coordinación que tenemos con ellos es en ese sentido, en tratar de restaurar lo antes posible”, aseguró Valles. Mientras tanto, los apagones pueden seguir ocasionando grandes gastos para la JMAS. De acuerdo con Valles, en ocasiones cuando vuelve repentinamente la presión de agua, pueden surgir fugas y otros desperfectos en los que se gastaría hasta 300 mil pesos tomando en cuenta los recursos económicos, humanos y el equipo.

Adaptarse a una nueva rutina 

La rutina diaria de Virginia Luna se ha visto trastocada desde que en su vivienda en la colonia Sor Juana Inés de la Cruz se va el agua todos los días. Para ella es imposible realizar las actividades domésticas y tomar un baño después de las 10 de la mañana, debido a que la presión de agua baja considerablemente después de esa hora, mientras que para las 2:00 de la tarde ya no sale ni una sola gota. Virginia, quien es ama de casa, se debe de levantar todos los días a las 5:00 de la mañana para alcanzar a lavar ropa, sus trastes, juntar agua para el baño y bañarse, de lo contrario, deberá esperar hasta el siguiente día o la madrugada, para volver a acceder al servicio de agua potable en su hogar. Aún así, pese a que el servicio de agua en su casa y las casas del resto de sus vecinos es irregular, el recibo emitido por JMAS llega puntualmente de manera mensual para cobrarle a Virginia más de 400 pesos por el servicio prestado a una familia de tres. “En mi día a día no hay agua ni para el baño, ni para los trastes, menos para bañarse. Me tengo que levantar a las 5:00 de la mañana a llenar botes para usarla para el baño, los trastes e incluso para tomar. Los recibos siempre llegan caros, a mi me llegaron 415 pesos y somos tres en la casa”, relató. Para Virginia y otras personas del sector, es difícil comprar tinacos de agua debido a que no cuentan con el suficiente presupuesto para ello. Por lo tanto, ha tenido que crear diferentes estrategias en su vida diaria para ajustarse al servicio que le brinda la JMAS. “Yo le diría a la gente que tomemos conciencia, no es cosa nomás de la junta (JMAS), sino también nosotros como vecinos no deberíamos tirar el agua porque realmente se está acabando”, dice.

Solo los habitantes que tienen el presupuesto suficiente pueden instalar tinacos para almacenar agua.

Ante crisis hídrica, van contra deudores y quienes desperdician agua

A través de las vías oficiales de comunicación, la JMAS ha dado a conocer en diversas ocasiones que cortará el servicio de suministro de agua en aquellos casos en donde se esté desperdiciando. Así, la descentralizada ha procedido en contra de fraccionamientos en donde se riega el arbolado con agua de la llave, negocios que tienen tomas clandestinas y desperdician el líquido. También se ha anunciado una campaña de cortes masivos de agua a aquellas personas que deban 3 o más meses del servicio. La cartera vencida histórica de la JMAS, supera los 3 mil millones de pesos y, a la fecha, son 100 mil de las 450 mil cuentas las que presentan un problema de cartera vencida. Daniel Valles informó que diariamente la descentralizada hace 700 suspensiones del servicio. Argumentó que así se procederá con todas las personas que adeuden más de tres meses y aseguró que aquellos que deban un mes o dos, no verán afectado su servicio. Con esta medida, se está restringiendo el acceso al agua de todas aquellas personas que tengan un adeudo mayor de tres meses y que están sujetas al corte. No obstante, el derecho al acceso al agua es una garantía individual protegida constitucionalmente. El sexto párrafo del artículo cuarto constitucional establece que: “Toda persona tiene derecho al acceso, disposición y saneamiento de agua para consumo personal y doméstico en forma suficiente, salubre, aceptable y asequible. El Estado garantizará este derecho (…)”. Para Daniel Valles, los cortes masivos implementados por la descentralizada no vulneran el derecho de los ciudadanos al agua, puesto que ese organismo cobra por el servicio y no por el agua como tal. “Por supuesto que no (se vulnera la garantía individual), porque tienes derecho al agua, entonces ¡sácala!, sácala. No te estamos negando el agua, te estamos negando el uso de nuestras instalaciones, es todo, ¿por qué? porque no la pagas, entonces tú quieres agua, haz tu hoyo y sácala”, comentó el director de comunicación social de la JMAS al cuestionarlo sobre la medida de los cortes masivos de agua. Al preguntarle sobre el papel del Estado y las instituciones garantes de la garantía institucional en mención, Daniel Valles contestó: “Bueno sí (el Estado es garante) pero no estamos obligados a llevar agua a tu casa ¿Quieres agua? te la llevamos como lo hacemos en pipas, te la regalamos sin problema. Pero si te estamos dando el servicio, no te estamos cobrando el agua, te estamos cobrando el uso, el saneamiento, te estamos cobrando el que a tu casa llegue líquido, el que abras una llave y salga el agua, eso es lo que te estamos cobrando”, aseguró. Valles continuó argumentando que la JMAS cobra el servicio de sus instalaciones y ejemplificó el costo real del agua. Aseguró que cada litro tiene un valor de 10 pesos y añadió que cada familia consume hasta 10 metros cúbicos, equivalente a 10 mil litros, dando un millón de pesos en total.

Daniel Valles, coordinador de comunicación social de la JMAS

¿Qué hacer ante el desabasto?

Desde la descentralizada se han emitido varias recomendaciones que la ciudadanía debería implementar ante el actual panorama del desabasto de agua en diversas colonias de la ciudad. Se recomienda tomar duchas de como máximo 10 minutos, así mismo, se insta a poner una cubeta mientras la persona se ducha, así puede utilizar esa agua para regar plantas o para el baño. La descentralizada estatal también recomienda no usar agua con manguera a la hora de lavar las banquetas, patios y automóviles. En su lugar, se recomienda usar cubetas. También se insta a regar las plantas únicamente en un horario de siete de la noche a las siete de la mañana y solo con el agua suficiente para las plantas sin desperdiciar. Pese a que no está prohibido llenar albercas con agua de la llave, la descentralizada recomienda contratar el servicio de una pipa de agua con una empresa privada, debido a que para llenar una alberca se requieren hasta 50 metros cúbicos de agua que posterior a ese uso, suele ser desperdiciada. Para el almacenamiento de agua que se mantenga en buen estado, es necesario contar con un tinaco con tapa de color oscuro para evitar la proliferación de organismos. Las bombas de agua pueden ser utilizadas únicamente dentro de la propiedad del usuario del servicio de agua, preferentemente entre el tinaco y la tubería de la casa. Cualquier otra instalación en el exterior de la vivienda y antes del medidor está prohibida, de acuerdo con la descentralizada. El coordinador de comunicación social dijo que las personas pueden denunciar malas prácticas, fugas y desperdicio de agua a la línea de atención del 073.