abril 22, 2024

Vuelven a El Navajo para exigir justicia

Ciudad Juárez, Chihuahua.— A Norma Laguna Juárez le duele regresar, pero lo hace para pedir justicia por ellas, por su hija Idaly Juache Laguna. Aún le pesa visitar ese sitio donde se yerguen 13 cruces rosas en memoria de las víctimas de trata de personas y feminicidio encontradas en el Arroyo El Navajo. Ayer lo volvió a hacer para conmemorar a Idaly: este 29 de julio cumpliría 31 años. “Es algo muy duro saber que a nuestras hijas las trajeron tan lejos. Uno trata de hacer muchas cosas para no pensar lo que sufrieron, cómo fueron asesinadas… que las vendían. Es muy duro, pero ese mismo dolor nos hace seguir adelante para que otras familias y otras madres no sufran lo que nosotros estamos sufriendo”, aseguró Norma junto a la cruz de su hija, decorada con globos de colores brillantes. La Caravana ‘Ni Una Más’ conmemoró este jueves el cumpleaños de Idaly Juache Laguna y refrendó la exigencia de justicia contra feminicidios en Ciudad Juárez, en el marco del Día Mundial Contra la Trata (30 de julio). El recorrido integrado por las madres y familiares de mujeres víctimas de feminicidio, las organizaciones Red Mesa de Mujeres, Casa Amiga Esther Chávez Cano y Programa Compañeros, salieron de Riberas del Bravo con rumbo al memorial del Arroyo El Navajo (en Praxedis G. Guerrero, Valle de Juárez), una zona en donde se han encontrado los restos de 28 mujeres. Idaly desapareció el 23 de febrero de 2010 en el Centro de la ciudad. Más de dos años después, la Fiscalía de Chihuahua le informó a su familia que la habían encontrado y les entregaron pedazos de su cráneo. Ella fue una de las víctimas que las autoridades incluyeron en el Caso Arroyo El Navajo – presentado a la opinión pública por las mismas autoridades como el “megajuicio”– que sentenció en 2015 a 5 hombres a 657 años de cárcel por los delitos de trata de personas y el feminicidio de 11 mujeres cuyos restos se hallaron en la zona. A cinco años de este evento, Norma duda que eso represente justicia plena para su hija y el resto de las víctimas. “Los que están detenidos son los ‘achichincles’; los que tienen el poder de comprar la autoridad y de callar a la autoridad,  ¿dónde están?”, y agregó la madre de Idaly; “sabemos que hay servidores públicos involucrados y ellos no han sido sancionados.” Por ello entre las exigencias expresadas ayer por los familiares de víctimas y organizaciones que les acompañan están que se investigue el actuar de las autoridades que presuntamente fueron cómplices de los sentenciados en el Caso Arroyo El Navajo, además de que se establezcan medios seguros y confiables para la denuncia del delito de trata. Imelda Marrufo, coordinadora de la Red Mesa de Mujeres, reconoce que las sentencias han servido como “un grito de desesperación y coraje de las madres y de quienes las acompañamos de decir que no queremos más impunidad”. “Esto no tiene que ver sólo con la sanción, sino también con que con las sentencias sanen y se corrijan todas las cosas en materia de investigación, y en procedimientos que se tengan que revisar para que efectivamente no haya impunidad”, explicó. Por eso ayer a Norma Laguna se le quebró la voz frente a la cruz de Idaly, porque a pesar de que duele pisar el sitio donde terminaron los restos de su hija, seguirá exigiendo justicia para no permitir que esto siga ocurriendo: “que no haya más madres y familias sufriendo lo que nosotros sufrimos”. https://www.facebook.com/yociudadanojrz/posts/1209712696117750