mayo 27, 2024

Refugios para mujeres, esenciales durante contingencia por COVID-19

Ciudad Juárez, Chihuahua.— La pandemia mundial del COVID-19 ha orillado al cierre masivo de negocios, universidades, empresas y otras instituciones, pero existen otros espacios que por el servicio esencial que brindan han tenido que continuar su operación. Un ejemplo de estos, son los refugios para mujeres víctimas de violencia. En esta frontera, conocida por ser una de las ciudades del país con más violencia en contra las mujeres, se encuentra uno de los refugios más grandes del país, el cual ha tenido que modificar y ajustar ciertas actividades para salvaguardar la salud de las mujeres, sus hijas e hijos que viven en sus instalaciones. Ante la contingencia sanitaria, el proceso de ingreso al refugio tuvo que cambiar: ahora, las mujeres, sus hijas e hijos son refugiados en una casa de emergencia durante 15 días en los que constantemente su salud es monitoreada por una enfermera para descartar un posible caso positivo de COVID-19.

“Construimos el año pasado con apoyo del Fideicomiso para la Competitividad y Seguridad Ciudadanas (Ficosec) y con el Instituto Municipal de las Mujeres (IMM), una casa de emergencia que estábamos en proceso de equipar, pero ahorita por la contingencia la equipamos con lo necesario y allí refugiamos a la mujer y sus hijos e hijas. Pasados los 15 días, si no tienen ninguna sintomatología del COVID-19, ya son ingresadas al refugio”, explicó la directora del espacio, de quien se reserva su identidad por motivos de seguridad.

Desde que se dieron en la ciudad los primeros casos positivos de la enfermedad causada por el SARS-COV-2, el refugio ha llevado a cabo el nuevo proceso de ingreso al refugio dos veces de forma exitosa, informó la directora. Al interior de las instalaciones del refugio también tuvieron que modificarse algunas dinámicas en lo que pasa la contingencia. Por ejemplo, las profesionales que imparten los talleres para las personas refugiadas ahora se hacen por videollamada y únicamente el personal esencial del refugio acude al mismo.

“Tuvimos la capacidad de actuar muy en tiempo, tenemos un médico que nos hizo un plan de contingencia sanitaria hace ya unas tres semanas con el que no desatendemos el área médica por lo que tenemos guardias las 24 horas con las mismas enfermeras del refugio”, dijo.

Las medidas de higiene también han aumentado en el sitio y se revisa la salud de todas las mujeres, sus hijas e hijos, por lo que hasta el momento no se ha identificado ningún caso positivo de COVID-19 dentro del lugar. Al ser un espacio que por su naturaleza limita el ingreso de personas externas al refugio, la directora, aseguró que las mujeres víctimas de violencia comentaron sentirse seguras ante la enfermedad por estar en aislamiento. Y aunque por el momento el refugio se encuentra al 90 por ciento de su capacidad, su directora puntualizó que mantienen comunicación con todos los refugios que pertenecen a la Red Nacional de Refugios (RNR), y otros más, para canalizar casos hasta a otros estados en caso de ser necesario.

“Si fuera el caso de que nosotras ya estuviéramos llenas, aún así a través de la Red Nacional de Refugios podemos hacer la referencia a otros espacios, o si fuera necesario podríamos rebasar un poco nuestra capacidad”, añadió.

Violencia familiar aumenta durante la pandemia del COVID-19

Datos proporcionados por el Instituto Municipal de las Mujeres demuestran que las llamadas al 911 por violencia familiar aumentaron un 15 por ciento desde que inició la etapa de aislamiento voluntario. Aunque se solicitaron las cifras exactas al área de Comunicación Social de la Secretaría de Seguridad Pública Municipal (SSPM), encargada de la Unidad Especializada en Violencia Doméstica (Unevid), estas no fueron proporcionadas. Durante el pasado mes de marzo, la organización civil, Red Mesa de Mujeres registró el homicidio de 15 mujeres; dos de las víctimas eran dos niñas de 4 y 7 años de edad. En relación al mismo mes del año pasado, este delito aumentó en un 66 por ciento. Desde el inicio del mes hasta antier, Red Mesa de Mujeres identificó el asesinato de cuatro mujeres en la ciudad. El repunte registrado por el IMM y por otras organizaciones civiles que trabajan con mujeres víctimas de violencia demuestran que la cuarentena ha sido perjudicial para algunas mujeres. La directora de la asociación civil Sin Violencia, Elia Orrantia Cárdenas, informó que a través de sus líneas telefónicas de emergencia y de sus redes sociales han recibido más llamadas de lo habitual para pedir acompañamiento.

“El área de psicología nos ha reportado que es el área donde se ha sentido más llamadas de mujeres que han hablado para pedir información. No necesariamente hablan las que ya eran usuarias, también nuevas usuarias. A través de la página de Facebook hemos estado recibiendo solicitudes de información de dónde acudir, inclusive no nada más de Juárez, hemos recibido de dos mujeres de fuera de la ciudad”, comentó.

De acuerdo con Orrantia Cárdenas la dinámica de las mujeres víctimas de violencia se ha visto afectada con la cuarentena, pues ahora deben pasar más tiempo con sus agresores dentro de sus viviendas sin la oportunidad de salir. “Las mujeres están conviviendo con sus agresores 24 horas, en muchos de los casos, ellos no están yendo a trabajar. Aparte también están hijas e hijos dentro del hogar lo que significa que hay más detonantes para la violencia”, dijo. En ciertas ocasiones, el agresor puede usar a sus hijas e hijos como pretexto para iniciar una discusión que puede escalar a otros tipos de violencia más fuertes. La directora de Sin Violencia comentó que antes de la contingencia, las mujeres víctimas de violencia tenían medida la dinámica familiar que les permitía reducir la violencia en sus hogares.

“Los detonantes que tienen ellos para la cuestión de la violencia son más y le podemos sumar la falta de recursos, las cuestiones de ansiedad que están viviendo las mujeres, la carga de trabajo de las 24 horas que están teniendo, porque hace unos días tuvieron que hacerla de maestras, se les juntaron todos los roles en un mismo espacio”, explicó.

Desde que las autoridades sanitarias recomendaron a la ciudadanía permanecer en casa, los tres niveles de gobierno, así como organizaciones de la sociedad civil, lanzaron diversas campañas informativas sobre los números a los que las víctimas podían comunicarse para recibir apoyo. Tan solo el pasado lunes, la Comisión de la Mujer y Equidad de Género, integrada por las regidoras Luz Elena Esquivel Sáenz, María del Rosario Valadez Aranda y Jaqueline Armendáriz Martínez aprobó una campaña realizada por la Coordinación de Comunicación Social del Municipio que informa sobre las acciones a realizar en caso de violencia familiar.

“Creo que ni ellos solos (los tres niveles de gobierno) ni nosotras solas (asociaciones civiles) podemos ahorita con la problemática, definitivamente tenemos que trabajar en conjunto pues ahorita las mujeres tienen una situación de riesgo. Los centros de justicia, las fiscalías, los institutos de las mujeres están trabajando también vía telefónica entonces ahorita poner órdenes de restricción o algunas otras situaciones de protección a las mujeres es un poco más difícil”, aclaró Orrantia Cárdenas.

Puntualizó que es necesario reconocer a los refugios para mujeres víctimas de violencia como los principales espacios en los que una mujer, sus hijas e hijos van a estar a salvo de un posible feminicidio y asesinato. Finalmente, recordó que Sin Violencia continúa atendiendo las 24 horas en su línea telefónica de emergencia, 407-7952, brindando atención psicológica, jurídica, con acercamientos a programas sociales de los tres niveles de gobierno y con la canalización de mujeres en situación de riesgo a refugios.

NOTA: estas son algunas recomendaciones que brinda la Red Nacional de Refugios para las mujeres que se encuentren en aislamiento con un agresor. Las mujeres pueden llamar al 911 para denunciar cualquier situación de violencia.