febrero 20, 2024

Piden justicia para menor fallecida en ruterazo; chofer es vinculado a proceso

Ciudad Juárez, Chihuahua.— Este miércoles fue vinculado a proceso el conductor del camión que se impactó contra una máquina locomotora de Ferromex el pasado 29 de octubre en la avenida Santos Dumont, por su presunta responsabilidad en el accidente que dejó a una menor de edad fallecida y personas 29 heridas. A Guadalupe Christopher Álvarez Díaz se le imputa la probable comisión de los delitos de homicidio imprudencial, lesiones imprudenciales y daños imprudenciales, de acuerdo con el juez del Distrito Bravos que llevó la audiencia en la Sala 9 de la Ciudad Judicial. Afuera de la Ciudad Judicial familiares de la joven Jennifer Arely Torres González, quien perdió la vida horas después del accidente, se manifestaron para exigir justicia y que se ejerciera acción penal en contra de los dos presuntos responsables que iban en el camión, dijo el padre de la menor, Édgar Iván Torres Hernández. Ambos padres de la menor estuvieron presentes en la audiencia. Jennifer, de acuerdo con el padre, se trasladaba después de la escuela hacia su casa. Según datos en la audiencia, la madre le llamó por teléfono al ver que demoraba en llegar; le contestó una mujer que le dijo que se trasladara al lugar del accidente porque su hija estaba inconsciente. Cuando llegó la madre, la menor ya había sido trasladada a la Clínica 35 del Seguro Social donde falleció dos horas después en la Unidad de Terapia Intensiva. De acuerdo con la resolución del juez, la responsabilidad del accidente es del conductor del camión ya que omitió un alto gráfico y rebasó la zona de seguridad para evitar el contacto con el tren. Se le imputaron los cargos antes mencionados con el agravante de que no auxilió a los lesionados y se dio a la fuga. La carpeta de investigación que lleva el Ministerio Público contiene entrevistas con víctimas, familiares de víctimas, agentes ministeriales, agentes de tránsito, médicos, y especialistas, entre otros. De acuerdo con la construcción del relato basado en entrevistas, el camión era conducido por Christopher Álvarez Díaz quien circulaba por la avenida Santos Dumont en sentido de poniente a oriente. Iba acompañado por Jonathan C., que se encontraba parado en las escaleras de la unidad, cuando se acercaron al cruce con el tren. Según los pasajeros entrevistados, Christopher Álvarez conducía a exceso de velocidad y con el volumen de la música muy alto. Los pasajeros le gritaron al conductor que se detuviera cuando lo vieron acercarse al tren pero éste no obedeció (acuerdo con versiones de los pasajeros), siendo impactado por el tren en la parte media del costado derecho del camión. Según Jonathan C., quien debía ir conduciendo el camión en ese momento según declaraciones vertidas durante la audiencia, Christopher se detuvo sobre las vías del tren. Al momento del impacto perdió el conocimiento. Cuando despertó sintió caliente el oído izquierdo, entonces se dio cuenta que se le arrancó la oreja en el choque. Dijo que vio a Christopher en el asiento del conductor, que lo vio levantarse, agarrar a su hija, pisar pasajeros y salir por la puerta trasera de la unidad. Además comentó que intentó seguirlo pero que no tenía fuerza. Que caminó tras él, pero más adelante fue detenido por agentes de Tránsito, luego que otros pasajeros lo señalaran como ayudante del conductor. Jonathan mencionó que en la unidad viajaban su esposa e hija, que resultaron con lesiones leves. La esposa sirvió de testigo. De acuerdo con la versión de Jonathan, éste y Christopher se conocieron trabajando cuatro meses atrás. Jonathan ingresó a trabajar como conductor el 26 de septiembre de este año y apenas el 18 de octubre se le asignó la unidad marcada con el número 1938, según declaró el dueño del camión, Silvestre Saucedo Morales. El 31 de octubre a las 14:31 se resolvió la libertad de Jonathan C. y su comparecencia se realizó en el Hospital General el mismo día a las 22:35. Según la versión de Jonathan y de su esposa, éste no laboró ese día y se dirigía de su casa hacia el kilómetro 33, por lo que abordó el camión que conducía Christopher. El dueño de camión interpuso en Fiscalía una querella en contra de Jonathan C. y en contra de Christopher Álvarez. La unidad fue pérdida total y su valor ascendía a 209 mil pesos. Por su parte, tanto Jonathan como su esposa interpusieron querella contra Christopher por lesiones, ya que, en el caso de Jonathan, perdió una parte de su cuerpo. Varios lesionados también interpusieron querella contra el conductor, además de la empresa Ferromex. El agente del Ministerio Público pidió un plazo de seis meses para seguir las investigaciones, mientras que el abogado defensor de la familia de la joven fallecida pidió que la investigación se ampliara para investigar el grado de responsabilidad o negligencia de Permisionarios Unidos, y pidió se siguiera investigando a Jonathan C. La madre de Jennifer estuvo llorando durante la audiencia; el padre se mantuvo serio, en su brazo izquierdo se le veía un tatuaje con el rostro de su hija que decía: “Mi princesa Jenny”. Como causa de muerte de la menor se determinó traumatismo craneoencefálico seguido a accidente vial. Christopher se reservó el derecho de declarar durante la audiencia y guardó silencio.