junio 25, 2024

Municipio incumple Reglamento de Construcción; obras son inaccesibles

Ciudad Juárez, Chihuahua.— El 2 de mayo de 2019 el Cabildo de Ciudad Juárez aprobó por unanimidad modificar el Reglamento de Construcción para el Municipio, a fin de adicionar los principios de accesibilidad universal para todas las obras que se contemple realizar. En ese momento Laura Antillón, directora de Desarrollo Institucional de Fundación Integra, pensó que el trabajo que realizaron por años junto a otras organizaciones y especialistas para crear este reglamento había llegado a su fin. Ahora ve que no es así. Actualmente, Laura Antillón documenta y denuncia una obra que no sólo no cumple con los principios de accesibilidad universal —es decir, que garantice el libre y seguro tránsito para cualquier persona—, sino que es un peligro.

Lee también: Aprueban cambios de accesibilidad universal al Reglamento de Construcción

La obra se realiza en la parte sur de la calle Pascual Ortiz Rubio: construyeron banquetas angostísimas donde no cabría una silla de ruedas, dejaron alcantarillas sin tapas (como trampas en una calle sin alumbrado público), postes que salen al paso en medio de la banqueta, rampas como bordos, inclinaciones para automóviles que llevan a estacionamientos que no existen, entre otras fallas. La obra se encuentra a unos metros de la asociación civil Fundación Integra, que se dedica desde 1994 a dar una atención integral a personas con discapacidad y sus familias. “Es decepcionante y es frustrante. Es una lucha a la que le tenemos que seguir invirtiendo tiempo y esfuerzo, el reglamento sí tiene las bases mínimas de accesibilidad universal y lo único que se tiene que hacer es respetarlo e implementarlo en la obra pública”, dice Laura Antillón.

Más de un año antes de esta obra, cuando se aprobó el reglamento en Cabildo, Laura participó en la Sesión y dijo:

“Llegar a este momento marca un importante precedente para nuestro municipio. Es un paso adelante hacia la ciudad que todos deseamos y merecemos. Sin embargo, sin acciones que garanticen el cumplimiento de este reglamento el gobierno seguirá en deuda con las personas con discapacidad”.

Por su parte, el alcalde Armando Cabada le respondió:

“Hoy tenemos una gran oportunidad de mostrar cómo un Cabildo abierto puede funcionar, cómo podemos recibir las iniciativas y convertirlas en reglamentos… y coincido con usted, como dijera aquel refrán orden no supervisada no sirve, no funciona, estaremos muy atentos a que se cumpla con el reglamento”.

Cuando Laura vio todos los defectos de la obra que se construye junto a Fundación Integra le escribió a la directora de Desarrollo Urbano, Lilia Méndez Rentería, y le envió fotos y videos, sin que hasta el momento se hallan comunicado para ofrecerle alguna explicación o solución al problema. En aquella sesión de mayo de 2019 participó otro ciudadano, Bonifacio Ortega, un adulto con problemas visuales que dijo:

“Caray, qué bueno que por fin se le ponga punto final a esto, parece que ahora sí se nos va a hacer… yo sí les pido que se nos haga el milagro, el día que quieran yo los invito a caminar con los ojos cerrados para que vean lo que se siente”.

“Más que un milagro es ponernos simple y llanamente a trabajar”, le contestó Cabada en ese momento. Ahora Laura piensa que el trabajo en el que llevan insistiendo desde el 2004 no terminó ahí, sino que de alguna manera inició.