febrero 27, 2024

En seis años abrieron en Chihuahua más de mil investigaciones por tortura; solo hay nueve sentencias

Ciudad Juárez, Chihuahua.— Este jueves se realizó un foro internacional para hablar de la situación de la tortura en México, organizado por Amnistía Internacional Alemania, Compañeros de México del Sur, la Coordinación Alemana por los Derechos Humanos en México, Misereor y la Organización Mundial contra la Tortura. En el evento los integrantes de las diversas organizaciones acordaron que México convive de manera sistemática y generalizada con la tortura, a pesar de que el presidente Andrés Manuel López Obrador negó la práctica de la misma en el país, en julio de 2020. En México la tortura se utiliza principalmente para obtener confesiones. Las víctimas, incluso si son inocentes, son sometidas métodos de tortura como aislamiento, amenazas de muerte, descargas eléctricas, palizas, privación del sueño, negación de alimentos y atención médica o violencia sexual para acusarse de un delito, coincidieron. La Ley contra la tortura, aprobada en 2017, prevé que los fiscales estatales creen sus propias unidades para iniciar investigaciones penales sobre casos de tortura. Sin embargo, la implementación es lenta. En el estado de Chihuahua, por ejemplo, la organización Centro de Derechos Humanos Paso del Norte ha documentado que entre enero de 2013 y diciembre de 2019 se iniciaron un total de mil 028 investigaciones penales por tortura. Solo 16 de los casos llegaron a los tribunales. Los perpetradores fueron condenados en solo nueve casos.La tortura es sistemática y generalizada en todo el país. Debido a la postura institucional de negar la práctica de la tortura por parte de las autoridades, estos discursos permean a todas las instituciones encargadas de perseguir ese delito”, dijo la abogada del Centro de Derechos Humanos Paso del Norte, Carla Palacios en su intervención en el foro. Además mencionó que debe establecerse un mecanismo internacional que supervise las posturas institucionales de autoridades que siguen negando la práctica de la tortura. Otro problema que continúa es que las víctimas que denuncian son sometidas a una revictimización por parte de las autoridades, que las llevan a declarar en los mismos lugares en los que fueron torturadas o frente a sus torturadores, dijo.

“Debe de haber fiscalías especializadas en casos de tortura, que no sean los mismos cuerpos policiales que los torturaron los que lleven el caso”, mencionó a abogada.

En México impera la simulación y no es suficiente la publicación de la Ley General en la materia, es urgente la publicación del programa de sanción y prevención de la tortura, así como un plan de persecución penal con enfoque de género y derechos humanos, dijo. Refirió que de manera general hay un bloque de silencio por parte de las autoridades encargadas de dar seguimiento en materia penal a estos delitos. “En esta administración se dijo que se iba a buscar sacar al Ejército de las calles; lo cierto es que la Guardia Nacional sigue teniendo un mando militar, se siguen dando pactos de impunidad con fuerzas armadas”. Terminó su participación asegurando que es necesaria la desmilitarización de las fuerzas de seguridad, ya que a mayor participación de fuerzas, mayor será la inseguridad y las violaciones de derechos humanos, mencionó. Puedes ver el foro completo en este enlace.