fbpx

III. Nos azota una tolvanera 

el vestigio cubre la ciudad nuevamente 

Juárez recibe castigos de tierra 

y somos un reflejo del polvo 

el retorno de los días

eterno 

Antonio Rubio Reyes, “Campos de algodón”.

Ciudad Juárez, Chihuahua.— El siguiente fotorreportaje compila seis hechos violentos que sucedieron en lotes baldíos durante diferentes años y en diferentes contextos. Se recorrió la ciudad para capturar estos espacios abandonados que emanan peligro. La intervención de las fotografías busca relatar, en parte, lo que sucedió en ese pedazo de tierra de este desierto.

Con huellas de tortura y las manos atadas hacia atrás, vecinos del área de Zaragocita encontraron el cuerpo sin vida de un hombre en un baldío.

Lote baldío: “todos los terrenos o predios urbanos que no soporten construcción alguna o no estén acondicionados o dedicados a algún uso o actividad, que se encuentran con o sin banqueta, barda o cerca”.

– Artículo 3 del Reglamento de Aseo y Regeneración Urbana del Municipio de Juárez, Estado de Chihuahua

En esta frontera, existen siete mil 360 hectáreas de terrenos baldíos, según datos del Plan de Desarrollo Urbano Sostenible (PDUS) 2016, realizado por el Instituto Municipal de Investigación y Planeación (IMIP).

Para dimensionar esta cifra: la cantidad de predios baldíos es 10 mil 309 veces la cancha de fútbol del Estadio Olímpico Benito Juárez, que mide 0.714 hectáreas.

Las autoridades acudieron a un lote baldío ubicado en el cruce del bulevar Teófilo Borunda y Paseo de la Victoria donde se encontraba un cadáver. Este predio es usado como atajo por los transeúntes.

De acuerdo con Érika Donjuán Callejo, coordinadora de Así Estamos Juárez (AEJ), las cifras sobre terrenos baldíos permanece desactualizada, pues los datos presentados en el PDUS 2016 fueron los últimos obtenidos después de realizar un ‘barrido’ de los usos de suelo.

En total, hasta el 2016 se tenían contabilizados 27 mil 645 predios baldíos. Tener una base de datos actualizada de todos estos lotes “debe ser parte de la política pública, porque son nidos de crímenes, de contaminación y de mala imagen urbana”, opinó Donjuán Callejo.

Y aunque existen otros esfuerzos para ubicarlos, como el de la Dirección de Limpia, que acude a limpiar los baldíos que la ciudadana reporta, las cifras son totalmente diferentes. Tan solo en los años 2016 y 2017 se identificaron 736 y 394 lotes baldíos respectivamente.

“Tú como ciudadano reportas una situación en la medida que ves que está siendo foco de infección, de mala imagen o de inseguridad. La ciudadanía está actuando en cierta medida pero si el gobierno no está tomando acciones, es algo contraproducente”, expresó Donjuán Callejo.

Un menor de edad que caminaba en un predio baldío cercano al fraccionamiento Misiones de Creel (suroriente de la ciudad), fue gravemente herido con una arma blanca por un asaltante. El niño logró caminar hasta la carretera para pedir ayuda, pero el chofer de un camión que se detuvo no le permitió subir. Un pasajero, estudiante de enfermería, fue quien lo auxilió y lo llevó a pie hasta una clínica cercana.

“Ciudad Juárez es una ciudad muy poco amigable con las niñas, niños y adolescentes: falta infraestructura para ellos, los entornos de violencia, la ausencia de los padres por las largas jornadas de trabajo, la pobreza. Pero en esta zona del suroriente se recrudece por la lejanía de la ciudad y la falta de un espacio urbano consolidado; todo eso nos da una población con condiciones de mucha precariedad”, indicó Teresa Almada Mireles, directora de la organización Casa Promoción Juvenil.

“En el caso de estas colonias rumbo a Ciudad Universitaria, hay muchos baldíos entre unas colonias y otras. Hay colonias que se encuentran en medio del desierto. A veces lo chicos tienen que atravesar largas distancias y esto los expone a este tipo de delitos”, concluyó.

Reporteros que cubrían el hallazgo de un hombre asesinado en un predio de la calle Siglo XXI, encontraron el cuerpo de otro hombre maniatado a pocos metros de donde se encontraban las autoridades.

Jaime García de la Rosa, investigador del Observatorio Ciudadano del Fideicomiso para la Competitividad y la Seguridad Ciudadanas (Ficosec) Juárez, identificó que los espacios sin vigilancia, sin accesos fáciles a carreteras, o sin alumbrado público, son los más idóneos para cometer crímenes. Esto, después de realizar el año pasado el estudio ‘Perfil socio-espacial de los homicidios en Ciudad Juárez para intervención focalizada. Un análisis desde la perspectiva de la víctima, el victimario y el lugar de los hechos’.

“Los lugares que tenían lotes baldíos cerrados no tenían incidencia en homicidios, no encontramos una relación. Pero la diferencia es que los lotes baldíos de zonas que no presentan homicidios están cercados y tienen alumbrado. Una de los propuestas que hicimos es que se identifique los lotes baldíos dentro de las colonias con alta incidencia, al menos en estas colonias, y que se obligue a los dueños a cerrar o a impedir el paso pero además que se tenga alumbrado público en esos sitios”, comentó García de la Rosa.

El investigador y la coordinadora de AEJ coincidieron en que realizar un censo de todos los terrenos baldíos dentro la mancha urbana sería costoso, pero no algo imposible de ejecutar. Donjuán Callejo propuso el uso de tecnologías para llevarlo a cabo, mientras que García de la Rosa planteó comenzar la identificación de estos espacios en las zonas de alta incidencia delictiva.

La Fiscalía de Género identificó a cuatro violadores seriales que utilizaron los lotes baldíos para cometer crímenes contra mujeres de 2009 a 2016. Entre los cuatro, se calcula que agredieron sexualmente a 44 mujeres que caminaban por la zona suroriente de la ciudad.

“La correlación que hay entre la violencia y la tierra sin uso, en este caso, las grandes extensiones de terrenos baldíos, es una correlación muy estudiada ya. No solo son las notas periodísticas que nos dicen que los lotes baldíos son hectáreas de tierra donde se encuentran cuerpos de mujeres, de hombres. Toda esta problemática, sin lugar a dudas, a quien más afecta es a los grupos de alta vulnerabilidad, como son niñas, niños, adolescentes y las mujeres”, mencionó Sandra Ramírez, coordinadora general del Instituto Municipal de las Mujeres.

“La violencia hacia las mujeres aún sigue siendo un tema al que menos se le invierte; poco a poquito, desde el Gobierno Municipal hemos tratado de estar impulsando, de estar invirtiendo, pero en temas globales sigue siendo poca la inversión. Entonces si un lote baldío va a ser un factor para que transgredan a las mujeres y requiere toda una articulación y una inversión grande para poder prevenir eso, pues probablemente se van a considerar otras cosas”, puntualizó Ramírez.

Entre perros muertos, llantas y basura que cubría el terreno baldío ubicado en las calles Ramón Rayón y Barranco Blanco, una persona encontró el cadáver de un hombre con diversas heridas causadas por arma blanca.

En su artículo 22, el Reglamento de Aseo y Regeneración Urbana del Municipio, obliga a las personas propietarias de “lotes baldíos y construcciones ruinosas en el Municipio de Juárez a mantenerlos bardeados o cercados y con banqueta y conservarlos libres de basura, hierba, escombro y residuos sólidos”.

Las multas por incumplir dicho artículo son equivalentes al importe de 1 a 60 días de salario mínimo general vigente en la zona; es decir, un infractor podría llegar a pagar 10 mil 693 pesos con dos centavos, como máximo.

Sin embargo, en el mismo reglamento se especifica que, en caso de que el propietario del terreno se abstenga de limpiarlo y mantenerlo cercado, la Dirección de Limpia tendrá la obligación de hacerlo puesto que de cualquier forma se le cobrará el trabajo al dueño. “Desde el momento que no hay una falta administrativa o que no se está haciendo nada, hay una omisión entre el Gobierno y el ciudadano”, puntualizó Donjuán Callejo.